¿Pero qué ha pasado?

El Asefa Estudiantes casi podría contar sus partidos con victorias, y con un balance de 4-1 empieza a mostrar que los buenos resultados de pretemporada no fueron casualidad.

 

En las últimas semanas han sido numerosos los reportajes, artículos y crónicas que han aparecido en los medios de comunicación con motivo de la excelente racha que lleva el Asefa Estudiantes. Y no es para menos, porque su reconversión ha sido extrema. La frase de pasar del infierno al cielo está muy manida, pero en este caso, simboliza perfectamente la metamorfosis que ha sufrido el conjunto colegial.

Su última víctima, un Valencia Basket que padeció en sus propias carnes la magia del Palacio y terminó sucumbiendo ante los pupilos de Vidorreta (85-82).

Echando un vistazo a las estadísticas, el efecto causa-consecuencia se cumple al 100%. El Asefa Estudiantes es el 2º equipo que más puntos mete con 86 y es el que segundo también en valoración alcanzando los 96, solo superado en ambos apartados por el Real Madrid.

Pero la cosa no termina aquí. El maximo anotador de la Liga Endesa tras cinco jornadas es Carl English gracias a sus 20 dianas por noche, mientras,Tariq Kirksay continúa siendo una pesadilla para los rivales consiguiendo ser el que más balones recupera, con 2,8.

Estos datos, que a priori podrían parecer simples números, tienen un valor doble después de la situación en la que se encontraba el club la pasada campaña. El descenso ante el UCAM Murcia está cada día más lejano, y la llegada de hombres como Kuric o English han devuelto la ilusión a una entidad que se encontraba en coma.

Jayson Granger, implicación al máximo

El uruguayo protagonizó en la última jornada uno de esos episodios que tanto gustan en las películas. Después de coger una gastronteritis muy fuerte y pasar la noche del viernes en el hospital, el base sorprendió a propios y extraños participando activamente en el partido.

“Sinceramente, al principio no tenía ni idea de que podría jugar. Por como me encontraba, pensé que jamás iba a llegar al partido. Sin embargo, tenía muchas ganas de disputarlo. El choque era muy importante y, encima, en nuestra casa”, afirmó Granger.

El director de orquesta acabó con 9 puntos, 2 rebotes, 1 asistencias, 6 faltas recibidas y 13 de valoración, pero lo más importante, mandó un mensaje a todos. "Tenemos los pies en la tierra y seguiremos trabajando porque la temporada es muy larga y todavía queda".

Desde luego, estando a este nivel, seguro que la temporada de los de Vidorreta va a ser larga.
 

Sígueme en Twitter twitter.com/mauri_fa

 


@mauri_fa

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004