Este Asefa Estudiantes sí sabe bailar

Ilusionante inicio del conjunto del Ramiro que ha ganado sus tres partidos dejando unas sensaciones inmejorables. Los números asustan: 86 puntos en ataque de media frente a los 67 encajados. Siéntense y disfruten.

Hace menos de cinco meses los asistentes al Palacio de los Deportes fueron testigos de un suceso trágico que marcó la trayectoria de un club histórico en España. El Asefa Estudiantes certificaba un año lamentable y se iba dando una mala imagen de cabeza a la LEB. Se lo habían ganado a pulso después de realizar la peor temporada que se recuerda, pero avatares de la vida, el destino (o más bien la pésima situación económica de otros clubes) le dio una segunda oportunidad.

El verano fue bastante agetreado, y Nacho Azofra, anterior director deportivo, vio la puerta de salida tras una gestión que le 'costó' la categoría al Estudiantes. Las vacaciones transcurrieron con lentitud y los fichajes fueron llegando con cuentagotas, pero esta vez fueron acertados. O al menos eso es lo que refleja este incio de campaña, donde los tres duelos han sido una muestra de seriedad y buen trabajo, nada que ver con el año pasado.

Durante el actual curso, los de Vidorreta han demostrado que tienen mucha pólvora, y es que su 42% en T3 tiene nombre y apellidos: Carl English, un jugador que ha vuelto a nacer y que de momento ya es el segundo más valorado con 18, solo superado por un sublime Kirksay.

El alero nacido en Nueva York está impartiendo cátedra, y siempre es efectivo. Ya no se trata de si mete muchos puntos o coge muchos rebotes. Es la sensación que desprende cuando juega. Parece que sabe lo que va a pasar y aprovecha cada minuto en pista para intentarlo todo. Decir que es polivalente sería quedarse corto, porque es algo más: es el espíritu del colectivo.

Y ese espíritu de sacrifiicio es lo que está triunfando. No importa quién destaque, porque si no sale Granger, estará English, y si este no tiene un buen día, posiblemente Tariq Kirksay coja la sartén por el mango. Sin olvidar a Germán Gabriel, que siempre cumple.

Achacar el mérito a alguien es complicado porque no hay un solo 'culpable'. La plantilla está más implicada, pero por encima está la labor de Txus Vidorreta, un resucitador de equipos de primera. Apenas han transcurrido meses desde su llegada pero su sello ya se nota. Llegó con una clara premisa, y no era otra que dejar de ser un coladero en defensa, y lo ha conseguido con 67 puntos en contra, el segundo que menos de toda la Liga Endesa.

Un servidor que lleva mucho tiempo viéndoles solo puede decir una cosa: siéntense y disfruten porque esto no ha hecho más que empezar.

 

 Sígueme en Twitter twitter.com/mauri_fa


@mauri_fa

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004