2011

31

Diciembre

13:50

Pedro Zárate

Fuenlabrada, reinventándose una vez más

El año pasado fue Batista, este año le ha tocado a Ayón.

 

Por enésima vez, el club fuenlabreño ve como una de sus estrellas abandona el equipo en mitad de la temporada. Ahora le toca a los directivos moverse rápido para encontrar un sustituto fiable en un mercado que ofrece pocas alternativas a estas alturas de la temporada.

El año 2011 no ha acabado de la mejor forma posible para el Baloncesto Fuenlabrada. Ha pasado ya una semana desde que Gustavo Ayón abandonara la disciplina fuenlabreña para aterrizar en los New Orleans Hornets y el futuro deportivo del club sigue siendo de lo más incierto. La marcha del pívot mexicano deja al club en una situación delicada a nivel deportivo, que pierde a unos de sus pilares fundamentales en medio del complejo camino que le queda por recorrer a los madrileños en su lucha por entrar en la Copa del Rey.

Pero esta no es la primera vez, ni será la última, que le ocurre esto a los madrileños. Sin ir más lejos este año ya ha vivido dos situaciones similares. La primera se produjo con la marcha de Esteban Batista al Caja Laboral el pasado mes de enero, cuando el equipo volvía a estar metido en la lucha por la Copa. Su marcha supuso un duro golpe para Fuenlabrada, que vio como su sueño se escapaba tras una estrepitosa serie de derrotas.

Sin embargo, la marcha de Batista, unida a la delicada situación económica obligó al club a sacar un sustituto de la nada. Ayón, que ya estaba en la plantilla, dio un paso adelante junto al joven Biyombo. El congoleño rindió a un nivel superior al esperado, de tal manera que la NBA tardó poco en llamar a su puerta y él aún menos en aceptar la llamada, dejando Fuenlabrada a los pocos meses de debutar.

Y ahora es Ayón el que abandona el barco, aunque no se le puede reprochar nada. Él había dejado claro que su sueño siempre había sido jugar en la NBA y que si se presentaba la oportunidad no la dejaría escapar. El MVP del mes de noviembre en la ACB abandona España tras un breve pero exitoso periplo en el que se ha ganado a base de esfuerzo a una afición acostumbrada a que sus mejores jugadores enseguida se marchen a un destino más apetecible.

Pero si por algo se caracteriza este club es por su capacidad de reinventarse. Ante cada marcha sufrida siempre ha sabido responder con acierto. Parte de los 2,2 millones dejados en caja por Biyombo y Ayón servirán para fichar a un sustituto de garantías, mientras que otra parte mayor (60 % aproximadamente) se destinará a pagar deudas. Entre la lista de posibles sustitutos el que suena con más fuerza es Augusto Lima, pívot brasileño del Unicaja, aunque el club malagueño no está por la labor de deshacerse del jugador.

De momento el puesto de Ayón lo ocupará el joven Massine Fall, pívot senegalés del equipo EBA que ya debutó en la primera jornada contra el Real Madrid.
Ahora la presión está en Ferrán López y en el resto de directivos, que deben buscar un sustituto de garantías con la temporada ya empezada. Difícil tarea, teniendo en cuenta las escasas opciones que ofrece el mercado.


@Pedrozarateg

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004