2012

3

Abril

10:46

Pedro Zárate

A tiempo de poner freno a la mala racha

La racha del Mad Croc Fuenlabrada empieza a ser de lo más preocupante.


Tiempos difíciles para el Mad Croc Fuenlabrada. Quién lo iba a decir si remontamos la vista atrás, al mes de febrero cuando eran tiempos felices con el club disputando la Copa y soñando con gestas mayores. Su posición en la Liga, en la que no corría ningúan peligro e incluso le permitía mirar a los puestos de Playoffs, le daba margen suficiente para centrarse en el tramo final de la Eurochallenge, donde era uno de los favoritos.

Sin embargo, el sueño europeo se esfumó antes de lo previsto. Un duro golpe del que los fuenlabreños no se han recuperado. Cinco derrotas consecutivas desde que iniciaron la serie de cuartos contra el Triumph han cambiado el panorama del club. El miedo a descender acecha más que nunca. Un final de temporada que haría tambalear aún más la economía del club.

¿Pero cómo se ha llegado a esta situación? Pues obviamente centrar esfuerzos en la Eurochallenge ha desgastado a una plantilla de por sí muy corta. El banquillo resulta insuficiente a la hora de dosificar a las figuras del equipo. Además, el equipo tiene una carencia considerable en la posición de pívot. Desde la marcha de Ayón el club no ha encontrado un recambio de garantías. Laso es el futuro del club pero aún tiene mucho que aprender, Diouf está muy verde y Joseph está rindiendo a un buen nivel pero no es suficiente para lo que se espera de él, pero es insuficiente.

Una carencia que los demás clubes conocen de sobra y aprovechan para sacar ventaja. Si a esto le unimos los problemas internos, pues la situación está lejos de ser la ideal. Hay un nerviosismo en el club como hacía tiempo que no se recordaba. Las disputas entre Fisac y Quintana sobre qué hacer con la Eurochallenge han roto con la tranquilidad que imperaba en el club.

El futuro no pinta nada bien y menos desde la abultada derrota del sábado pasado ante Blusens Mombus, un rival directo por evitar el descenso. Ahora toca reaccionar y la primera oportunidad de hacerlo llega hoy mismo, en el partido que enfrenta a Fuenlabrada con el Asefa Estudiantes, último equipo en descender ahora mismo. Ambos equipos están separados por tres victorias a falta de ocho partidos.

Ganar mañana sería dar un paso de gigante para el equipo, no solo porque se aleja un poco más del descenso sino porque no puede permitirse fallar en citas como esa teniendo en cuenta el duro calendario que le espera hasta el final de temporada. Aún tiene que enfrentarse a Caja Laboral, Valencia Basket, Lagun Aro o Lucentum Alicante, por lo que la cita de hoy y la del sábado contra Blancos de Rueda son a priori las más sencillas.

Dejar escapar sendos triunfos podría ser trágico. Conseguirlos permitiría respirar más tranquilos, alejar el fantasma del descenso.

Enlace a todos los vídeos de los equipos ACB


@Pedrozarateg

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004