2014

17

Noviembre

08:29

Dani Alento

Cuatro técnicos necesitados de un triunfo

Primer fin de semana de competición del baloncesto universitario norteamericano sin sobresaltos de importancia para los equipos más potentes, que se buscaron rivales asequibles para empezar su rodaje. Ninguno quería inaugurar la temporada con una derrota.

Cuatro entrenadores estaban especialmente deseosos de que llegasen los partidos oficiales. No solo por ver competir a sus equipos (que también), sino para que la atención se centrase en lo que pasa en la pista y no en lo que ha ocurrido fuera de ella. Para estos cuatro técnicos será clave que sus conjuntos hagan una buena y larga temporada que ayude a disimular los escándalos extradeportivos.

Mike Krzyzewski ha tenido un largo verano en el que se ha proclamado campeón del mundo de baloncesto dirigiendo a la selección absoluta de los EUA. Tras el éxito llegaron las críticas. Y no por el juego de los campeones, sino por la utilización de las victorias con la selección y de sus relaciones con USA Basketball (que gestiona las selecciones de los Estados Unidos) para mejorar sus opciones en el reclutamiento de jóvenes promesas para su universidad, Duke.

Uno de los que más le echó en cara su doble trabajo a Coach K (en la selección y en Duke) fue su rival en Kentucky John Calipari. El técnico de Syracuse (y ayudante en la selección de los Estados Unidos) Jim Boeheim salió en defensa de Krzyzewski recordando que Calipari reclutó a Karl Towns, debutante este año en NCAA, tras tenerlo a sus órdenes en el equipo nacional de la República Dominicana. Billy Donovan (Florida) también ha trabajado con las selecciones inferiores de los USA, pero él no intervino en esta polémica.

Este no ha sido el único lío del entrenador de Duke, número 4 en el ranking AP de pretemporada. Formado en West Point, en octubre criticó la estrategia del presidente Obama de no enviar tropas de tierra para combatir las fuerzas del Estado Islámico en Siria y Iraq mientras recogía un premio de la Asociación del Ejército de los Estados Unidos. Krzyzewski apuntó muy alto en esta ocasión.

 Aunque luego intentara matizarlo, sus palabras fueron:” Sé que a muchos de vosotros no os satisface oír que no habrá soldados sobre el terreno. A mí tampoco, porque es como decir que no haré jugar a dos de mis mejores jugadores. (…) Durante décadas, hemos sido un país libre y no hemos jugado partidos en casa porque hemos tenido soldados sobre el terreno”.

Sus jugadores le proporcionaron un principio plácido de competición con dos triunfos fáciles ante Presbyterian (113-44) y Fairfield (109-59) en el torneo “Entrenadores contra el Cáncer”. El pivot Jahlil OKafor empezó a labrar su camino al número 1 del draft de la NBA con 19 puntos (9 de 10 en tiros de campo), 6 rebotes, 4 asistencias y un tapón en 23 minutos de juego en el primero y 17 puntos y 9 rebotes en el segundo. Justise, el hijo de Rickie Winslow, le secundó con 15 puntos en el primero y 18 en el segundo. Los otros novatos brillaron más en el primer encuentro: Tyus Jones, titular, aportó 15 puntos y Grayson Allen, suplente, 18 en 18 minutos.

Jim Boeheim, el defensor de Krzyzewski, es otro de los técnicos en problemas. La universidad de Syracuse, en la posición 23 de la lista de 25 de la pretemporada, ha sido investigada por la NCAA por diversas violaciones de las normas universitarias. Se sospecha de las notas del pívot brasileño Fabricio Melo entre los años 2010 y 2012. Esta sería la infracción más reciente. Otras más antiguas podrían estar relacionadas con el incumplimiento de las normas internas respecto a las drogas.

 A la espera de un veredicto, en Syracuse presentan como atenuante el haber hecho “limpieza” por su cuenta de los posibles responsables. Sus jugadores le brindaron una victoria fácil ante Kennesaw State (89-42) para evitar  más sobresaltos a un veterano entrenador que acaba de abrir cuenta en twitter (@therealboeheim), pero no pudieron hacer los mismo ante una Hampton que se mantuvo demasiado cerca en el marcador durante 35 minutos (47-65).

Donde no se ha hecho limpieza es en North Carolina, 6 mejor equipo antes de empezar la competición para los votantes de AP. Durante 18 años, en este centro existió una trama que ayudó a mantener la elegibilidad de sus atletas con el fraude en las notas de la asignatura de Estudios Africanos y Afroamericanos. Los beneficiados de este chanchullo fueron 3100 estudiantes (el 48%  de ellos deportistas).  Aunque el informe oficial exonera al entrenador Roy Williams de responsabilidades en el caso, al veterano técnico de 64 años le preocupa su reputación.

La poca vista del entrenador de los Tar Heels llama la atención: ¿no le extrañaba que la mayoría de sus jugadores se matriculasen en la misma asignatura promoción tras promoción? Roy Williams olvidó momentáneamente esta grave crisis extradeportiva sumando su victoria número 1000 en los banquillos (como ayudante y entrenador jefe) en el triunfo de North Carolina sobre North Carolina Central (76-60) y luego la 1001 ante Robert Morris (103-59).

En Indiana el entrenador Tom Crean ha reconocido problemas de liderazgo, pero lo cierto es que entre él y sus jugadores parece haber un abismo. Su equipo ha perdido el rumbo antes de empezar la temporada. Los sophomoresTroy Williams (debería ser una de las piezas claves este curso) y Stanford Robinson se perderán los primeros partidos después de no superar al menos dos controles antidrogas. Williams de hecho fue arrestado el 13 de septiembre por conducir bajo los efectos del alcohol y mentir al agente que le detuvo.

El novato Emmitt Holt  también está sancionado por superar la tasa de alcohol permitida para un menor de 21 años al volante a principios de este mes de noviembre. Lo más grave del caso es que golpeó con el vehículo a un compañero, Devin Davis, en un confuso episodio. Davis, quien también había bebido y que según la policía saltó al paso del coche de Holt, sufrió una herida en la cabeza. Aunque en un primer momento se temió lo peor, el jugador saldrá de esta. Eso sí, no hay un plazo marcado para su recuperación total.

Robinson y  el base Yogi Ferrell, la estrella del equipo de Crean, participaron este septiembre en un programa especial para evitar un juicio después de que en abril fueran acusados de consumo de bebidas alcohólicas siendo menores y de tener documentación falsa. Hanner Mosquera-Perea había sido arrestado en febrero por conducir bebido. Esta complicada situación ha dejado a uno de los clásicos del baloncesto universitario fuera del ranking de los 25 mejores equipos.

Crean pudo respirar tranquilo tras la clara victoria de los Hoosiers sobre Mississippi Valley State (116-65) con 25 puntos del novato James Blackmon Jr. Indiana rompió el partido tras anotar 11 de sus últimos 12 lanzamientos de campo antes del descanso.

Sin sobresaltos para los favoritos

Los grandes favoritos empezaron la temporada con triunfos. No es de extrañar, teniendo en cuenta que la mayoría se buscaron rivales de menor talla. La primera número 1 del curso Kentucky arrolló a la Gran Canyon que entrena el exNBA Dan Majerle (85-45). En su segundo encuentro los problemas con las faltas personales rompieron el esquema de dos unidades de 5 jugadores que se alternan en pista de John Calipari. Los Wildcats tuvieron que esperar hasta la segunda parte para sentenciar a Buffalo (71-52) tras llegar al descanso 5 puntos abajo.

Brandon Ashley anotó 21 puntos en el triunfo de Arizona (número 2) sobre Mount Saint Mary’s  (78-55), en el retorno tras su lesión. Ante Cal State Northridge (86-68) el máximo anotador fue el novato Stanley Johnson con 17 y el líder Rondae Hollis-Jefferson por su despliegue físico. El equipo de Sean Miller, por ponerle un pero, debe mejorar en los tiros libres: 12 de 25 la primera noche y 22 de 35 la segunda.

Wisconsin (tercera del ranking AP) superó a Northern Kentucky exhibiendo una buena defensa (62-31 ) y a Chattanooga (89-45) anotando 12 de sus primeros 17 lanzamientos. Kansas (5 del Top25)  tuvo más problemas ante una UC Santa Barbara (69-59) liderada por un pívot bajito, Allan Williams (2,03) , con 22 puntos, 13 rebotes y 4 tapones.

Florida (séptima cabeza de serie) abrió la temporada con una plantilla limitada, ante las bajas de Chris Walker (suspendido 2 partidos por motivos disciplinarios), Brandone Francis (suspendido por motivos académicos), Devon Walker (lesión de rodilla), John Egbunu (transfer que no puede jugar esta temporada) y Alex Murphy (transfer que se perderá los 10 primeros partidos).

Por si lo anterior no fuera suficiente, Dorian Finney-Smith se lesionó en el primer duelo del calendario (fractura en la mano izquierda), saldado con triunfo ante William&Mary (68-45). Tras el mismo, Dillon Graham anunció que dejaba el equipo. Billy Donovan encadena 2 inicios de temporada mermado de efectivos. El técnico concedió a  Zach Hodskins, el jugador manco, 2 minutos de gloria ante su afición.

Rick Pitino tuvo un principio de curso bastante especial. Louisville (8 de la lista) se enfrentó a Minnesota, el equipo que entrena su hijo Richard. Ganaron los Cardinals 81 a 60 con 30 puntos de un Montrezl Harrell que ha demostrado mucha mejora en su tiro de media distancia (5 de 8). Al final del partido, el entrenador de Louisville declaró  que “odio el hecho de que hayamos ganado. No quiero empezar con un 0-1, pero tampoco quiero que mi hijo lo haga. Preferiría no haber jugado, porque perdió mi hijo”. Virginia (9) y Texas (10) tampoco tuvieron problemas en sus dos primeros partidos.

La número 15 Virginia Commonwealth parecía tener un compromiso complicado ante Tennessee (85-69). Los Rams perdieron por lesión al base titular JeQuan Lewis tras una mala caída en la que se golpeó la cabeza. Suerte para ellos que Melvin Johnson ajustó el punto de mira. Johnson anotó 20 puntos (de un total de 23) antes del descanso, fallando sólo 2 de sus lanzamientos a canasta. Al descanso VCU había sentenciado el partido con una ventaja de 18 puntos. Connecticut, actual campeona del “March Madness” y 17 del ranking, superó a Bryant 66 a 53.

Michigan State (18 del ranking) sufrió más de lo esperado ante Navy (59-64). Previamente al partido, el equipo de Tom Izzo había pasado dos días como huésped de honor en la Academia Naval de Annapolis, donde se disputó el encuentro. Los Spartans mandaban de 13 al inicio de la segunda mitad, pero acabaron sufriendo. Travis Trice (25 puntos, 5 rebotes, 5 asistencias) anotó los 6 últimos puntos del número 18 del ranking, asegurando la victoria (a pesar de fallar 2 de sus 4 tiros libres en los últimos 18 segundos).

No todo fueron buenas noticias para los integrantes del Top 25. El equipo que lo cierra, Harvard, cayó en el segundo partido de su calendario ante Holy Cross (58-57) protagonizando el primer "upset" de la temporada. Los empollones perdieron 24 pelotas ante la presión defensiva de sus rivales.

Las primeras marcas de la temporada

Butler superó a Maine (99-57) batiendo un récord universitario en porcentaje de tiros de campo, 71,9% (41 de 57). La victoria por más margen, hasta el momento, fue para Evansville ante Earlham: 116 a 45 (71 puntos). High Point y CSU Bakersfield también establecieron otro registro interesante, ya en la primera noche de la temporada. Ganaron los primeros por 100 a 99 tras disputarse cuatro prórrogas. Por los vencedores, Devon Wallace anotó 32 puntos (7 de 11 en triples), 23 de ellos  en los cuatro tiempos suplementarios.

Temple y American University establecieron otra marca de la temporada que esperamos que nadie bata. Los Owls ganaron a los Eagles por 40 a 37 (al descanso el marcador era de 23 a 11). Los vencedores anotaron un mísero 22,9% de sus lanzamientos, mientras que los perdedores no llegaron al 31%. Los rebotes (39 a 25) salvaron a Temple.

Grambling State y Cornell mantuvieron una dura pugna la pasada temporada para ver cual de los dos equipos era el último en sumar su primera victoria. Este curso la situación no se repetirá, al menos por parte de Cornell. Los Big red, tras ganar dos enfrentamientos (sólo uno contra un equipo de Division I) el curso anterior, vencieron en su cita inicial ante George Mason (60-68). Grambling  State busca rival para este año tras empezar con una derrota ante George Washington (92-40).

Derrick Gordon se convirtió en el primer jugador abiertamente homosexual que participa en un partido de la Division I. El escolta de 22 años, que fue titular, ayudó en el triunfo de Massachusetts sobre Siena por 95 a 87 con 17 puntos y 9 rebotes. Gordon estuvo especialmente inspirado en los tiros libres convirtiendo 11 de sus 12 intentos, de ellos 2 a falta de 18,2 segundos que acabaron de cerrar el partido. En el triunfo ante Boston College (62-71) aportó 15 puntos nuevamente como titular. El escolta afirmó que desde que hizo pública en abril su opción sexual la relación con sus compañeros de equipo ha mejorado. Esta es, sin duda, una buena noticia y un paso más hacia una normalización indispensable.


@danielalentomor

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004