2019

27

Enero

00:16

Julio F. Santafé

Apurada victoria del Valencia Basket ante un gran San Pablo

Dos pequeños detalles, un triple de Doornekamp y una falta a Benite que los árbitros no consideraron de tiro, decantaron un encuentro a favor del Valencia Basket que seguramente San Pablo Burgos mereció ganar.

Fotogalería de Cipriano Fornas

Valencia Basket salió con un quinteto atípico, con Antoine Diot de base, Rafa Martínez de escolta y Mike Tobey de center, que no le dio resultado ante un San Pablo Burgos muy batallador, que vino a Valencia con bajas significativas y una plantilla humilde pero las ideas muy claras. Tras recuperar a sus mejores hombres, que seguramente Ponsarnau quería reservar tras el esfuerzo en Belgrado, los taronjas empezaron a marcar diferencias y se fueron al final del primer cuarto 29-21 gracias a su acierto desde el perímetro.

Los representantes burgaleses no se amilanaron y con jugadas colectivas muy bien trenzadas que deshacían como un azucarillo la despistada defensa del Valencia Basket fueron recuperando puntos y ánimos, hasta que con un triple del alero alemán Zipster sobre la bocina del descanso lograron empatar el encuentro, 48-48.

En el intermedio Ponsarnau debió de leerles la cartilla a sus chicos porque en los cinco primeros minutos tras la reanudación con un parcial de 15-3 estuvieron a punto de romper el partido. Sin embargo, muy pronto los taronjas volvieron a las andadas, con poca intensidad defensiva y escasa capacidad para cerrar el rebote, lo que concedía segundas opciones a los hombres de Diego Epifanio, que aprovecharon para casi igualar el encuentro al filo del final del tercer cuarto, 78-74.

En el último periodo Valencia Basket se puso las pilas en defensa pero tuvo escaso acierto en ataque, pasando a depender de la puntería desde el tiro libre. San Pablo lo aprovechó para empatar primero, a 78, y ponerse por delante después, 83-85, con otro triple de Zipster, poniendo nerviosa a toda la Fonteta, incluido el cuerpo técnico taronja. Con el partido en el alero, uno arriba uno abajo, durante bastantes minutos, tuvo que ser el canadiense Doornekamp con un triple en contraataque, que hay que tener mucho valor para tirárselo a poco más de un minuto del final, el que rompiese la igualdad.

Con 26 segundos por jugar, 2 arriba (94-92) y posesión, en un partido que debería estar ganado, Valencia Basket cometió un error absurdo en forma de tiro a destiempo de Dubljevic, que permitió una transición rápida del Burgos y a Benite disponer de una opción de tiro triple, frenada en falta por Guillem Vives justo a una décima del final. Tras revisar el vídeo los árbitros, incomprensiblemente, consideraron que el italo brasileño no estaba tirando y le concedieron sólo dos tiros, en vez de los tres que le podrían haber dado la victoria al San Pablo.

Benite falló el primero, así que no le quedó más remedio que tirar a fallar el segundo, ya sin tiempo siquiera para un palmeo, por lo que la victoria se quedó en Valencia por idéntico resultado. La Fonteta celebró la victoria, que permite al Valencia Basket dormir 4º en la apretada clasificación de la liga ACB a la espera de que disputen sus partidos los de arriba, pero a la vez muchos aficionados se fueron dando cabezazos, conscientes de que ni esta defensa ni el inesperado descarte de Sastre, a cambio de un San Emeterio que apenas disputó 4 minutos, son el camino.

La próxima visita al Martín Carpena, el miércoles a las 20:45 en jornada correspondiente a la Eurocup, no permitirá tantas alegrías, ni indolencias defensivas, aunque ambos conjuntos están clasificados y lo único que está en juego es el liderato del grupo G, con Limoges y Estrella Roja eliminados.

 


@juliosantafe

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004