C.B. Ciudad de Valladolid: primer año de historia

El primer año de vida del nuevo club vallisoletano ha sido complicado en todos los aspectos, pero ha conseguido enganchar a la desencantada afición pucelana tras la caída del histórico C. B. Valladolid.

                                            http://www.encancha.com/imagenes/noticias/portada/CBCVALLADOLID.jpg

Complicado, ese quizás es la palabra que mejor defina los primeros pasos del Ciudad de Valladolid en sus inicios.

El club nace tras la caída del anterior club, el C.B. Valladolid, que llevaba en el alambre muchos años, y que coincidiendo con el cambio en el gobierno municipal cayó en el limbo, puesto que no funciona pero tampoco se ha disuelto oficialmente.

Con este panorama, un grupo de amantes del deporte de la canasta se pusieron las manos a la obra y en tiempo récord lograron poner en marcha un proyecto en el que pocos creían.

Liderado por el ex jugador Mike Hansen, el proyecto tiene dos vías claras. Por un lado el apartado semi profesional, con un equipo en LEB Plata, y por otro, un entramando de cantera, intentando atraer jugadores de todas las categorías e involucrando a colegios y colectivos en los que no estuviera implantado el baloncesto, con el fin de no “robar” jugadores de los clubs más arraigados.

En este último apartado del baloncesto formativo el club ha cumplido las expectativas, formando numerosos equipos y cosechando sus primeros resultados con la consecución de algún campeonato regional y la participación en los correspondientes campeonatos de España.

Prisas para confeccionar la plantilla

La otra cara de la moneda ha sido el equipo de LEB Plata.

El proyecto se basaba en jugadores locales, dirigidos por un técnico joven también de la ciudad, y que sería completado por foráneos en aquellos puestos que estuvieran más cojos.

Las prisas no son buenas compañeras, y el primer contratiempo fue la tardía llegada del técnico Iñaki Martín, que se encontraba dirigiendo a la selección de Mozambique.

De esa selección iba a venir la que iba a ser el anotador del equipo, Augusto Matos, pero que por circunstancias un tanto extrañas no llegó a materializar su llegada.

A partir de ahí, decepción tras decepción con los foráneos.

El venezolano Francisco Centeno llegaba tarde al equipo y se intuía que en enero marcharía del club en cuanto empezara la liga de su país.

De Estados Unidos llegó Brock Gillespie, un jugador veterano, pero que llegó completamente fuera de forma, que no se adaptó a su nuevo roll de escolta tras la espantada de Matos y que apenas gozó de minutos y confianza por parte de Iñaki Martín.

El otro extranjero fue el georgiano Shota Gelazonia, procedente de EBA, que también llegó tarde, pero que si supo adaptarse perfectamente al equipo hasta que se le dio la baja por motivos disciplinaros.

Los jugadores locales si que han dado el rendimiento esperado, al menos en su gran mayoría, y han sido los que han sustentado el equipo en la mayor parte de los partidos.

La gran estrella ha sido hasta su lesión Sergio de la Fuente, que ya fuera jugador destacado en Oro la pasada campaña y que sin duda alguna ha sido el baluarte del equipo.

La experiencia de Davichu Ortega también fue clave hasta su lesión, y jugadores como Astilleros, Javier Lobato, Arturo Fernández y Antonio Izquierdo han dado un paso adelante en la complicada temporada a nivel deportivo.

La juventud de Pablo Pérez, cedido de Valencia Basket y del júnior local, Miguel González, uno de los mejores jugaodres españoles de la generación del 99, han sido también  de gran ayuda, y sin duda alguna las sorpresas más agradables para la afición.

Con estos mimbres la temporada comenzó mejor de lo esperado, a tenor de lo visto en pretemporada y a pesar de no contar con los foráneos.

Con las incorporaciones paulatinas de éstos, el equipo creció, dando muy buenas sensaciones en muchos de los partidos, y sobre todo en los disputados en Pisuerga.

Las lesiones lastran al equipo

La lesión de Davichu fue el primer contratiempo. El equipo tiró de casta y suplió la baja como pudo. Después llegaron la espantada de Centeno y la puntilla, la lesión de Sergio. Se incorporó a Graham Bell, que pese a venir de EBA dio un gran resultado, y parecía que el equipo podría incluso meterse en play off.

El mal calendario, el equipo desfondado, la salida de Shota fueron demasiados ingredientes en el tramo final de temporada. Las derrotas se acumulaban y ya solo se pensaba en no descender.

El equipo carecía de un referente en pista, e Iñaki Martín no conseguía dar con la tecla para lograr exprimir un poco más si cabía a la plantilla.

Pese a todo se llegó a la última jornada frente a Viten Getafe ya descendido con opciones de permanencia. El equipo ganó, pero el resto de resultados no se dieron y el equipo descendió a EBA en su primer año.

Tras esta decepción, este año dependerá de los factores externos para poder mantener la categoría.

Y para esta temporada...

Habrá que esperar la invitación de la FEB, pero parece que se puede volver a salir en Plata ante la situación de alguno de los equipos que ya han renunciado como Clínicas Rincón, o equipos cuya economía no está en su mejor momento. También habrá que ver con los equipos ascendidos de EBA y si finalmente la liga pasará a tener 16 equipos.

Por si acaso, parece que el club ya tiene preparado el aval y preparando un nuevo proyecto deportivo de cara a la temporada que viene.

La directiva no quiere hacer nada oficial hasta no saber donde se va a jugar definitivamente, y lo único que se sabe con seguridad es que el entrenador no va a ser Iñaki Martín, que hace unos días comunicó su salida del club en rueda de prensa.

El sustituto puede que sea un ilustre técnico vallisoletano, Paco García, que sí ha confirmado contactos con la directiva, pero que pone como condición que el club esté en Plata y que se mejoren algunos aspectos en el funcionamiento del día a día de la entidad, dando un paso más hacia una progresiva profesionalización.

En cuanto a jugadores no se sabe nada. Sergio ha manifestado su intención de seguir en la ciudad salvo alguna oferta que le convezca de un club de superior categoría y se especula con la vuelta a la ciudad de otro trotamundos del baloncesto vallisoletano, Álvaro Calvo, que daría un gran salto de calidad a la plantilla.

A partir del 12 de julio, cuando se confirmen los equipos participantes se podrá ir conociendo un poco más del nuevo proyecto.

 


@Xaberius

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004