Sergio Rodrguez lanza cayendo al suelo buscando el 2+1

Baloncesto enCancha

Euroliga

El Real Madrid dice adiós a la Euroliga

TEXTO: Javier Ramos López
FOTO: Diego Rojo Villar
19 de abril - 23:18

El Real Madrid, actual defensor del título, perderá su condición de Campeón de Europa tras caer en el tercer partido de la serie (3-0) ante el Fenerbahce de Estambul. El conjunto de Obradovic ha demostrado estar un paso por delante de los de Laso en todo momento, y, de esta manera, se clasifica para su segunda Final Four consecutiva.

Real Madrid 63 - 75 Fenerbahce Ulker Istanbul

Fotogalería del encuentro (Diego Rojo)

No puede decirse que el Real Madrid no esté acostumbrado a jugar finales. Y no solo hablamos de finales propiamente dichas, sino también finales anticipadas. En ambos casos, resultan partidos decisivos. El caso es que, en esta temporada 2015-16, a parte de las finales en la Copa Intercontinental y Copa del Rey, el Real Madrid le ha cogido el gustillo a estar al borde del KO en la Euroliga. Tanto en la fase de grupos como en el TOP-16, el conjunto madridista ha avanzado a la siguiente ronda en el último partido. Pero la dificultad va aumentado a medida que avanzas, y hoy, se ha encontrado con un gigante en la pista. Muy posiblemente, su sucesor en el trono continental.

Bajo acierto desde el minuto cero

El partido dio comienzo con un Real Madrid que sabía lo que tenía que hacer. Defensa agresiva y acierto en el tiro. Lo primero lo cumplió con nota, pero lo segundo cojeó (1/8 en triples en el 1er cuarto). Tal vez fue la clave del partido, puesto que oportunidades no faltaron. Muchos tiros libres de marca desperdiciados suponen un regalo enorme al rival, y más si eres el Real Madrid. Fenerbahce, algo aturdido por el fuerte arranque local, aguantaba como bien podía (7-3, min 4). Pero, a diferencia del Madrid, aprovechó las oportunidades. Aceptó los regalos de los blancos y, sin hacer un juego excelente, se puso por delante en el marcador gracias a las canastas de Bobby Dixon. Final del primer cuarto, 13-18.

Siempre a remolque 

Se empezaba a complicar el partido para el Madrid.  Acciones desafortunadas acabadas en canasta visitante, polémicas arbitrales y el abuso del tiro desde más allá del arco ampliaba la ventaja de los visitantes. Sin embargo, la barrera de los 10 puntos aún no se había sobrepasado, en gran parte por el buen trabajo defensivo. El Madrid simplemente necesitaba más paciencia en ataque.

Tras tiempo muerto de Laso, el Madrid empezó a elaborar más en ataque. Pero también sacó su orgullo. Ese orgullo que se necesita en los grandes partidos. Y...¿quién se caracteriza por aparecer en estos partidos? Sí, has pensado bien. El Chapu Nocioni, con dos penetraciones consecutivas, levantaba al público de sus asientos y colocaba a su equipo a 3 puntos (21-24, min. 15). El Madrid empezó a animarse a través de la defensa (muy destacable la de Maciulis sobre Bogdanovic) y ahogaba los ataques turcos. Esto se plasmó en varios robos de balón en 3/4 de pista que concluían en sendas canastas de Sergio Rodríguez. El Madrid, de nuevo por delante (25-24, min. 17).

Fue entonces cuando Obradovic paró el partido. Jugada magistral del serbio, que relajó a unos jugadores que salieron a la pista y dieron otra vez la vuelta a la tortilla. Parcial de 6-0 para los de Estambul, que cortaron la buena inercia blanca y dejaron el partido donde les interesaba. El cuarto daba cierre con la primera canasta en juego de Rudy Fernández. El partido se iba igualado al descanso (27-30).

El Fenerbahce aprieta el acelerador

El Madrid comenzó apretando atrás. Rudy, con un triple muy necesitado, y Ayón, con su ya típica jugada de robo y canasta al contraataque, ponían por delante al Madrid en solo un minuto (32-30). Sin embargo, otra vez DixonBogdanovic, que apareció por primera vez, pusieron a los suyos 7 puntos arriba (32-39, min. 24). Dos triples más del Fenerbahce (Datome y Dixon) hicieron superar las barrera de los 10 puntos (34-47, min. 27). Los blancos, contra las cuerdas.

Tras un tiempo muerto de Laso, el Chacho reactivaba a los suyos con un triple (37-47). Fenerbahce, por su parte, mostraba el acierto que le había faltado en la primera parte. El tercer cuarto finalizaba con los turcos 14 puntos arriba y todo muy cuesta arriba para el Real Madrid. Si el actual campeón de Europa quería revalidar el título, tendría que hacer un último cuarto de ensueño.

La épica no fue suficiente

No empezaba bien el último periodo. La defensa del Madrid seguía diluyéndose y Fenerbahce manejaba el partido a su antojo. Otro triple del Chacho devolvió algo de esperanzas a los madrileños (43-56), pero Bogdanovic respondía con un mate. De nuevo, triple del Madrid (Maciulis) y contestación de Datome (11 pts). Los de Laso, nerviosos en ataque (horrible Taylor) perdían balones y el Fenerbahce seguía a lo suyo. Bogdanovic (13 pts), ponía una ventaja de +17 para los turcos. La eliminatoria, vista para sentencia.

Pero, ¿alguien daba por muerto al campeón? Tres triples seguidos (uno de Carroll y dos de Llull) acercaban al Madrid a 8 puntos (58-66, min. 35). Aún "mucho" por jugar. Pero el maestro Zeljko volvió a aparecer. De nuevo, su tiempo muerto cortó el momento "caliente" de los tiradores blancos y, con otro parcial de 6-0, los otomanos dejaron el partido en su dominio. Datome (tapón a Carroll incluído) y Udoh, fundamentales. El partido llegó a su final (63-75), y con ello, el sueño de llegar a la cuarta final consecutiva. 

No siempre se puede ganar. Cada año es más difícil, y si vienes de ganarlo todo, aún más. Todos los equipos le tenían muchas ganas al Real Madrid, y eso se ha notado. Sin embargo, los jugadores se irán a sus casas satisfechos después del esfuerzo realizado. Esfuerzo que se vio reconocido por un Palacio que se puso en pie al final del partido para aplaudir a sus jugadores. Fenerbahce ha mostrado superioridad durante toda la serie (3-0) y se convierte en el tercer clasificado para la Final Four, tras CSKA de Moscú y Laboral Kutxa Baskonia

La estrella: Ekpe Udoh

De nuevo, fue el jugador que más daño hizo al Real Madrid. El ex NBA, determinante en los 3 partidos del Playoff, se marchó con 16 puntos, 12 rebotes y 4 asistencias para 35 de valoración (tope del partido). La pareja Reyes-Ayón no fue rival para las extraordinarias condiciones físicas del pívot norteamericano.

Junto a él, también es reseñable la labor de Bobby Dixon (14 pts) y Bogdan Bogdanovic (17 pts, todos en la 2ª mitad), que llevaron las manijas del ataque turco a su antojo y decidieron con su calidad en los momentos clave.

¿Qué te parece este nuevo diseño? Danos un minuto de tu tiempo contestando a tres preguntas aquí.

También puede interesarte...