2016

5

Abril

18:47

Vicent Gramaje

¿Conseguirá Valencia Basket volver a ser el de antes?

El club taronja empezó la temporada con sensaciones inmejorables, rompiendo récords y ganando 28 encuentros consecutivos, pero las eliminaciones en la Copa del Rey y en la Eurocup han minado la confianza de un equipo que apuntaba a lo más alto y que ahora se encuentra inmerso en un mar de dudas.

Viendo los resultados recientes de Valencia Basket parece que el equipo sea otro distinto al que empezó la temporada. En los últimos partidos el equipo dirigido por Pedro Martínez ha cosechado varias derrotas ante rivales teóricamente inferiores, lo que ha sembrado muchas dudas entre sus aficionados sobre las opciones reales de conseguir algún título esta temporada. Ya nadie se acuerda del 28-0, ni de los varios récords establecidos, ni de que durante un tiempo el club taronja fue el único invicto del mundo.

Inicio inmejorable

Y eso que la temporada no pudo empezar mejor. Se sabía que el equipo tenía potencial, pero nadie imaginaba que iba a estar 28 encuentros consecutivos sin perder, todo un récord del club. También batió el récord del club de victorias consecutivas en liga (18, la última ante Dominion Bilbao Basket) y estableció con ello el segundo mejor arranque de la historia de la liga, lo que supuso también la segunda mejor racha histórica de victorias ligueras consecutivas de la competición. Hasta que Limoges CSP y Laboral Kutxa se cruzaron en su camino. Desde ahí, hacia abajo.

El equipo francés acabó con una racha de doce victorias consecutivas en Eurocup (la última en Oldenburg) en la tercera jornada del Last 32, mientras que el Baskonia hizo lo propio, pero con una racha de 18 choques, en la jornada 19. Hasta ahí todo era normal, algún día tenían que llegar las derrotas. Lo que no fue normal fue el bajón que dio el cuadro valenciano en las semanas posteriores, las peores fechas para bajar el nivel.

Bajón fatídico

Y es que en apenas dos semanas los de la capital del Turia quedaron sorprendentemente eliminados tanto de la Eurocup como de la Copa del Rey. Varias derrotas les dejaron fuera de la segunda competición continental, mientras que en la cita de A Coruña Herbalife Gran Canaria terminó con sus opciones a las primeras de cambio. Todo un fiasco, sin duda alguna, tan doloroso como inesperado.

De un plumazo los de naranja se quedaron sin sus dos opciones más viables de lograr un título. La eliminación copera, aunque se sabía que a un partido podía pasar de todo, escoció, pero no tanto como la europea, ya que fue un duro golpe para las posibilidades valencianistas de disputar la Euroleague la próxima temporada, el objetivo primordial del club. Tanto en la plantilla, como en el cuerpo técnico, como en la directiva, como en la afición, la incredulidad no podía ser mayor. Pero el deporte es así. Como ya dijo su entrenador al principio de la temporada, no suele servir para nada haber ganado muchos partidos anteriormente si el siguiente no se gana.

En el último mes las derrotas en La Fonteta ante el Real Madrid, Movistar Estudiantes y Baloncesto Sevilla han instaurado cierto malestar y descontento entre la afición valenciana. Por primera vez en la temporada se han empezado a escuchar algunos silbidos de protesta en la grada, aunque no se han generalizado. Los seguidores del Valencia quieren creer en el equipo y están con él, pero los últimos resultados no acompañan.

Momento delicado, pero opciones intactas

Bien es cierto que las lesiones han mermado la plantilla. Sam Van Rossom tuvo que ser operado por un esguince en el ligamento lateral externo de su rodilla izquierda agravado por un edema óseo, por lo que va a estar de baja hasta el final de la temporada. Otras lesiones, como la de Bojan Dubljevic durante el último mes, han hecho que Pedro Martínez haya estado más de dos meses sin poder contar con doce jugadores para disputar un encuentro. Pero eso no es excusa.

Ahora Valencia Basket afronta la recta final de la fase regular antes de disputar los Playoffs, y lo hace con muchas dudas y con la moral minada. Sin embargo, y a pesar de todo, el conjunto valencianista está situado en la privilegiada segunda posición en la clasificación, con un balance de 22 victorias y cuatro derrotas. Algo meritorio y envidiable, que hubiera sido firmado por cualquier aficionado taronja antes de empezar la temporada.

La liga es su última bala y tiene que aferrarse a ella como a un clavo ardiendo. Que nadie dé por muerto a este equipo, ya que tiene capacidad de sobra para recuperar la confianza, sobreponerse a este bajón y acabar la temporada tan bien como la empezó. ¿Conseguirá Valencia Basket volver a ser el de antes? Lo empezaremos a saber este domingo en Gran Canaria, donde tendrá la oportunidad de vengarse de lo sucredido en el torneo del KO (a las 19:30 en C+D (55) y en Yomvi).


@vicentgramaje

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004