2014

13

Julio

23:40

Dani Alento

Lebron vuelve a casa, Pau se marcha a los Bulls

Tal como se esperaba, el anuncio del nuevo destino de Lebron James ha desencallado el mercado de agentes libres de la NBA. Horas después, Carmelo Anthony y Pau Gasol hacían públicas sus decisiones. Con las tres piezas mayores colocadas, el resto de figuras del tablero irán encajando poco a poco.

Finalmente Lebron James decidió con el corazón y no con la  cabeza. Entre la posibilidad de seguir con un proyecto consolidado que necesitaba unos retoques o  la de comandar la construcción de un equipo joven, escogió la segunda. La primera elección le hubiera hecho permanecer en los Heat de Miami, en los que en cuatro temporadas ha llegado a 4 Finales de la NBA ganando 2. La segunda elección le lleva a los Cavaliers de Cleveland, equipo que le eligió en el número 1 del draft del 2003 y con el que llegó a una Final en las siete temporadas que lució su camiseta.

James, tras hablarlo con su familia, decidió volver a casa. Porque la megaestrella es oriunda de Akron,  Ohio (el estado en que se hallan los Cavaliers). Como el mismo Lebron reconoce en un texto publicado en SI.com, “antes de que nadie se preocupase por donde iba a jugar, yo era un crío del Noreste de Ohio. Es donde he andado, he corrido, he llorado y he sangrado. Ocupa un lugar especial en mi corazón. La gente de allí me ha visto crecer. A veces me siento como su hijo. Su pasión puede ser abrumadora, pero me motiva. Quiero darles esperanza ahora que puedo. Quiero inspirarles ahora que puedo”.

A pesar del factor emocional de su decisión, Lebron y sus asesores no han dejado de lado los aspectos económicos.  El crack podría haber firmado sólo por dos años, a cambio de 42 millones de dólares, y no por los 4 habituales. El motivo no es que no se sienta comprometido con su nuevo equipo, sino el nuevo contrato televisivo de la NBA. El actual expira dentro de 2 veranos, y se espera que el siguiente provoque un importante aumento del tope salarial la temporada 2016-17. James se lleva 40 millones anuales en ingresos extra aparte de su nómina NBA, así que tiene margen para arriesgar en un contrato corto.

El Rey de la Liga sin duda ha pensado en sus dos hijos, y el tercero que está en camino, a la hora de tomar su decisión. Y sabe que tendrá que limar muchas asperezas. Porque no escenificó de forma correcta la marcha de los Cavaliers el 2010, convirtiéndola en un show en horario de máxima audiencia en televisión. El propietario del equipo, Dan Gilbert, colgó en la web de los Cavaliers una carta en la que se despachó a gusto con el jugador. El texto ha sido visible hasta días antes del retorno de Lebron. Los aficionados no se lo tomaron mucho mejor, llegando a quemar los más indignados camisetas con su número. Una imagen que se ha repetido estos días en Miami.

Aunque aún es prematuro situarlos como contendientes al título, la llegada de Lebron James mejora, y mucho, el plantel de los Cavaliers. La franquicia cuenta con cuatro números 1 del draft en nómina (Lebron James, Kyrie Irving, Anthony Benett y Andrew Wiggins) y dos números 4 (Tristan Thompson, Dion Waiters), si bien es muy posible que intenten algún traspaso con alguno de ellos para reforzarse más. Sólo recuerdo un equipo capaz de una gesta similar, los Lakers del showtime. En los años 80 los californianos reunieron 4 jugadores elegidos con el número 1 (Kareem Abdul Jabbar, Magic Johnson, James Worthy y Mychall Thompson, padre del jugador de los Warriors Klay Thompson) y un 4 (Byron Scott).

Mientras tanto, en Miami han reaccionado rápido. Los Heat, al borde del abismo, han puesto toda la carne en el asador para retener a un Chris Bosh que estaba más fuera que dentro. Lo han conseguido a cambio de 118 millones de dólares en 5 temporadas. El jugador del “Big Three” que más sacrificó su juego personal para que los otros dos (James y Dwayne Wade) tuvieran espacio en la zona para lucirse deberá ahora tirar de galones para liderar a los Heat, siendo la primera opción en ataque y volviendo a sus estadísticas de los Raptors.

Para ocupar el hueco (en la medida de lo posible) dejado por Lebron han fichado al alero Luol Deng (20 millones por 2 años), que esta última temporada ha jugado precisamente en los Cavaliers. Pat Riley anda empeñado en acabar de ligar la renovación de Dwayne Wade. Con ello conseguiría un nuevo “Big Three” (Bosh, Wade, Deng) que si bien no sería favorito al título si mantendría al menos el equipo en el nivel de contendiente, esquivando la temida etiqueta de “equipo en reconstrucción”.

Melo se queda en Nueva York

Carmelo Anthony esperó a que Lebron James hiciera pública su decisión para dar a conocer su nuevo destino, que al final no resultó ser tan nuevo. Porque el alero nacido en Brooklyn también se decidió por su ciudad natal, Nueva York. Phil Jackson puede presentar su primer triunfo como directivo de los Knicks, la renovación de Melo, a pesar de que le ha salido cara. No llega al máximo de 129 millones de dólares por 5 temporadas, pero tampoco baja de un monto total de 120 millones.

Conseguir que Carmelo Anthony no cambiase de equipo era la parte básica del plan de Jackson para construir un equipo campeón como hizo en Bulls y Lakers. Pero también era la más fácil. Porque ahora con el salario de Melo unido a los de Amar’e Stoudemire (23,4 millones) y Andrea Bargnani (12 millones) los Knicks sobrepasarán el tope salarial, quedándose con un margen muy escaso para fichar más refuerzos este verano. El máximo directivo ha intentado traspasar a estos dos últimos jugadores, pero hasta ahora nadie se ha mostrado receptivo a su ofrecimiento.

Así que por ahora las únicas caras nuevas en el Madison Square Garden para la próxima temporada, aparte de los rookies del draft  (Cleanthony Early, Thanasis Antetokounmpo y Louis Labeyrie en segunda ronda, no tenían elecciones en la primera), son los bases José Manuel Calderón y Shane Larkin, el pívot Samuel Dalembert (al que pueden cortar sin coste alguno) y el escolta Wayne Ellington, que llegaron de los Mavericks a cambio del base Raymond Felton y el pívot Tyson Chandler. No parece suficiente para el cambio de rumbo que se espera en New York.

Pero el Maestro Zen parece que piensa a medio plazo. Más concretamente, en el próximo verano. Para entonces habrán expirado los contratos de Stoudemire y Bargnani y se espera que Tim Hardaway Jr haya crecido aún más como jugador tras haber completado su segunda temporada como profesional. Y quien sabe, si Jackson fue capaz de domar a Dennis Rodman, tal vez también lo consiga con J.R. Smith. En julio del 2015, con una gran capacidad de gasto, los Knicks apostarán fuerte por los mejores jugadores que haya disponibles en el mercado. Uno de ellos podría ser Marc Gasol.

Pau Gasol seguirá su carrera en Chicago

Los Lakers finalmente decidieron apostar por la continuidad de Pau Gasol, tras la etapa de ninguneo hacia el jugador bajo las órdenes del cesado entrenador Mike D’Antoni. Primero le ofrecieron 23 millones de dólares en un contrato de 2 temporadas, y finalmente le pusieron sobre la mesa 29 millones en un compromiso de 3. Pau rechazó ambas ofertas dejando bien claro el motivo en su carta de despedida: “me doy cuenta que los Lakers están en fase de reconstrucción. No dudo que en el futuro vuelvan a ser aspirantes al anillo. Desafortunadamente, las necesidades inmediatas de los Lakers no coinciden con las mías”. 

Los Oklahoma City Thunder tenían mucho interés en incorporar al catalán. Kevin Durant y Russell Westbrook se habían desplazado hasta Los Angeles para intentar convencerle. Pero económicamente no disponían de mucho margen. Podían usar una excepción salarial que caducaba el viernes 11 de julio por la que mediante un traspaso con los Lakers podían ofrecer a Gasol 6,5 millones por temporada. Pero las tres partes no se pusieron de acuerdo antes del plazo. Los Knicks también luchaban por hacerse con sus servicios, con Carmelo Anthony (por libre) y Phil Jackson de reclutadores. Pero el equipo aún tenía menos flexibilidad económica que los Thunder.

Finalmente Pau Gasol ha valorado los dos aspectos prioritarios que se había marcado (una buena oferta económica, y jugar en un equipo con opciones de ser campeón) para aceptar un contrato con los Chicago Bulls. Un acuerdo del que se desconocen las cifras exactas ya que posiblemente no se cierre hasta mediados de la semana del 14 al 20 de julio. Porque en Chicago tampoco tienen margen salarial para fichajes, pero les queda la opción de amnistiar a Carlos Boozer si antes no consiguen traspasarlo. El plazo para liberarse del contrato del ala pívot expira el miércoles 16 de julio. Con su marcha el equipo dispondrá de 16,8 millones para invertir en Gasol y su otro gran objetivo del verano, el madridista Nikola Mirotic.

Los Lakers, mientras tanto, han conseguido en un traspaso con los Rockets al base Jeremy Lin, y han renovado a Nick Young y Jordan Hill. Por los salarios comprometidos y las fechas de caducidad de los nuevos contratos, todo apunta a que la franquicia de Los Angeles ha renunciado a fichajes importantes este verano y se prepara para tener las manos libres de cara al 2015 y especialmente el 2016, cuando habrá otra avalancha de agentes libres de calidad en el mercado. Lo dicho por Pau Gasol, un equipo en reconstrucción.


@danielalentomor

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004