2013

13

Junio

11:06

Francisco J. Cortés

Perugia 93: Cuando fuimos las mejores

Hoy hace 20 años, un grupo de mujeres, dirigidas por Manolo Coloma y Joaquín Brizuela, conseguían la medalla de Oro en el Eurobasket disputado en Perugia. Desde enCancha recordamos esta gesta y hablamos con el entonces seleccionador.

Gracias al plan ADO y a la creación de un equipo federativo con el que preparar los Juegos Olímpicos de Barcelona, la selección femenina había crecido y se había separado la diferencia con los hasta entonces grandes del continente. Tras un meritorio quinto puesto en Barcelona, la selección española, dirigida entonces por Manolo Coloma, se presentaba en Perugia con un gran equipo, basado en el conjunto de Barcelona, pero añadiendo algunas jóvenes jugadoras y otras no tan jóvenes que habían ganado la Copa de Europa con el Dorna Godella. Con estas mimbres, España alcanzaría la gloria.

 

Los antecedentes. Primeros éxitos de la selección española.

El primer precedente destacable es el Mundial Junior de 1989 disputado en Bilbao. En él, se presentan grandes equipos, con jugadoras que se convertirían posteriormente en grandes estrellas mundiales, como Shelley Gorman (Australia), Janeth Arcain (Brasil), Liseth Castillo (Cuba), Natalia Zassoulskaia (Unión Soviética), Danira Nakic y Zana Lelas (Yugoslavia) o sobretodo Dawn Staley y Lisa Leslei (Estados Unidos). Contra estos equipos España compitió muy bien. España comienza perdiendo 91-93 con la Unión Soviética (campeona) y 80-88 con Yugoslavia (subcampeona), ganando luego a China, Cuba y Brasil. Al final dos victorias con Estados Unidos y Corea del Sur le darían una más que meritoria quinta plaza. Jugadoras como Ana Belén Álvaro, Blanca Ares, Pilar Valero, Betty Cebrián y Marina Ferragut jugarían en aquella selección dirigida por los que 4 años más tarde triunfarían en Perugia, Manolo Coloma y Joaquín Brizuela.

En 1990 llegaría una nueva cita, en este caso, el Europeo Junior disputado en Alcalá de Henares. Grecia, Suecia, Hungría, Italia y Checoslovaquia caerían con España. Rumanía también haría lo propio en semifinales. Solamente la Unión Soviética por 79-76 en la prorroga podría con nuestras chicas.

La siguiente cita en la élite del baloncesto europeo y mundial serían los Juegos Olímpicos de Barcelona. España abría los Juegos ante China con la que perdería 66-63, lo que lastraría las opciones de luchar por las medallas. Se vencería a Checoslovaquia 58-59, pero se caería de manera clara 114-59 contra Estados Unidos. Las victorias finales ante Italia y Checoslovaquia le darían el quinto puesto.

 

El Preeuropeo de Finlandia. Entrando por los pelos.

Meses antes de los Juegos Olímpicos, España disputó un preeuropeo en Finlandia que decidía que equipos disputarían un año más tarde en Perugia el Eurobasket Femenino. España se disputaba las 2 plazas en juego con Checoslovaquia, Finlandia, Alemania, Suecia e Israel. España vencía en sus dos primeros encuentros a Finlandia e Israel. El tercero caía ante Alemania 95-83 lo que ponía las cosas difíciles para las nuestras, se apalizaba a Suecia en la cuarta jornada. Todo se decidía en la última jornada. Checoslovaquia llegaba clasificado con 4 victorias, seguida de España con 3 victorias, mientras Alemania tenía 2. España jugaba con Checoslovaquia que había ganado todos los partidos, mientras Alemania lo hacía con Israel que los había perdido todos. Si España perdía con Checoslovaquia, necesitaba una improbable derrota alemana. España perdería 81-69 con Checoslovaquia, pero se produciría el milagro e Israel vencería 70-61 a Alemania. España estaba en Perugia

 

Una ambición sin límites por Manolo Coloma                  

España se presentaba en Perugia con muchísima ambición. Según el seleccionador Coloma “Tras Barcelona 92 teníamos un nuevo proyecto, Brizuela y yo, cogíamos la selección y añadimos 5 nuevas jugadoras, algunas que venían del Dorna, como Paloma Sánchez que sería muy importante en el equipo y otras jóvenes como Piluca Alonso y Mar Xantal. El preparador físico fue Felix Barcina. Nuestras expectativas eran desde el principio de ir a por el título. Después de ver el grupo que teníamos, pensábamos que era una oportunidad muy buena. Teníamos una gran base como Álvaro  que llegaba muy bien al campeonato, buenas exteriores como Mújica, Blanca Ares, Messa, Paloma Sánchez y pívots de muy buen nivel como Betty Cebrián, Wonny Geuer y Marina Ferragut. Las primas que negociamos con la Federación, para sorpresa de Segura de Luna y los dirigentes de la época, fueron directamente por lograr el Oro. En nuestro fuero interno no nos planteábamos nada que no fuera una medalla. Pensábamos desde el principio en Francia como nuestro gran rival, que contaba con buenas jugadoras y con mucha hambre. Con Rusia teníamos muchas dudas, contaba con buenas jugadoras pero sin la organización y disciplina necesarias. Después en los partidos de preparación del Europeo, terminamos de convencernos de nuestras posibilidades al vencer a Cuba (que entonces era una potencia), Rusia y Francia. El equipo tenía una gran determinación y no tuvo la más mínima duda. Todo el mundo aceptó su papel y todas las jugadoras tuvieron un comportamiento memorable, incluso algunas como Pilar Valero, jugaron muy poco, pero sus minutos fueron muy importantes. Jugábamos con mucha garra, pero también con una frialdad, que no nos hacía parecer ni españolas”. Al final conseguimos el Oro ante Francia. Recuerdo unos años antes que fuimos a Francia a jugar con una selección cadete y por la diferencia de nivel que había entonces, Francia puso contra nosotros a una selección B. Años después conseguimos ganar a jugadoras que estaban en la selección A de aquel equipo. La base de esta selección, la generación del 69-70, es la primera generación moderna del baloncesto español, las primeras jugadoras acostumbradas a jugar de tú a tú ante selecciones con las que apenas unos pocos años antes salíamos apalizados

 

Perugia 93. El gran campeonato.

España se encuadraba en un grupo en el que tenía como rivales a Polonia, Bulgaria e Italia. Se empieza ganando 92-68 con bastante comodidad a Polonia, donde ya jugaba una jovencita Margo Dydek. Después se vencería a Bulgaria 76-70 en una victoria más cómoda que lo que indica el marcador. Ya clasificados para semifinales, España se jugaba el primer puesto con Italia. Finalmente España caía 66-56 en un gran encuentro de Mara Fullin por parte transalpina.

En las semifinales esperaba Eslovaquia. España comenzaba el partido con problemas, especialmente para parar a la pívot Burianova (jugadora conocida porque jugaba en el Xerox Vigo), esto permite a las eslovacas marcharse en el marcador y disponer ventajas de 10-12 puntos. España ajustó un poco más la defensa y al descanso tan sólo perdía por 4 puntos. La segunda parte la defensa de España era magnífica frenando a Eslovaquia. En ataque además España estaba muy acertada y con 2 triples seguidos de Ana Belén Álvaro la selección volteaba definitivamente el encuentro. La extraordinaria defensa, permitía ir abriendo hueco en el marcador, para acabar ganando cómodamente por 73-55 con Blanca Ares (20 puntos) y Ana Belén Álvaro (16) como más destacadas. La primera medalla en categoría absoluta de nuestro baloncesto femenino ya estaba ahí. Ahora solo faltaba averiguar el color de la misma.

Tal y como España esperaba antes de afrontar el campeonato, Francia era el gran rival. Las galas contaban con grandes jugadoras como las míticas Odile Santaniello e Isabelle Fijakowski. Francia trató de hacer el partido muy físico desde el principio lo que incomodo a España e hizo que las francesas lograran dominar la primera parte, si bien provocó que se cargaran bastante de personales (especialmente en la defensa de una incisiva Blanca Ares). La segunda parte 3 triples casi seguidos de España, dos de Blanca Ares y uno de Ana Belén Álvaro daban ventaja a España, que hasta el final templaría los nervios y se alzaría con el oro. El quinteto ideal del campeonato lo formarían Blanca Ares, las francesas Santaniello y Fijakowski, la húngara Boksay y la italiana Mara Fullin. España había logrado la primera medalla de oro en un Europeo de nuestro baloncesto. Comandadas por la capitana Carolina Mújica subían a lo más alto del pódium y el himno nacional español sonaba en tierras italianas.

 

Las 12 finalistas. El origen de un equipo.

En el equipo de Perugia, se juntaron jugadoras básicamente de la generación del 69-70, pero también cabe destacar la presencia de 3 jugadoras más veteranas que durante la década de los 80 habían jugado en el Canoe a las órdenes primero de Manolo Coloma y luego de Carlos Betes. En 1981, 3 de nuestras protagonistas (Mónica Messa, Carolina Mújica y Wonny Geuer) se proclamaban campeonas de España Junior en 1981. Apenas unos años después, los años 1984, 1985 y 1986, con un equipo en el que nuestras protagonistas eran piezas clave, las madrileñas lograban ganar la Liga Femenina, con un conjunto formado íntegramente por jugadoras españolas, en aquellos años en que las americanas empezaban a poblar todos los equipos. Estas tres jugadoras, “de otro baloncesto”, en palabras de Coloma “supieron adaptarse a los nuevos tiempos y seguir siendo jugadoras muy importantes en un baloncesto muy físico. La retirada prematura de Wonny Geuer, unida a la retirada de la que podía haberla sustituido (Carlota Castrejana) junto con los problemas físicos de Mónica Messa hicieron daño al equipo los años posteriores”.

Otro grupo de jugadoras, si participó en el programa creado para el Ciclo Olímpico (Banco Exterior). A este programa también se habían incorporado las jugadoras de Canoe antes citadas, aunque la temporada posterior a los Juegos, Wonny Geuer jugó en el Dorna Godella. Pero jugadoras tan importantes como Ana Belén Álvaro (que la temporada anterior al Europeo ya jugó en Dorna al convertirse BEX en un club más), Blanca Ares, Betty Cebrián o Marina Ferragut trabajaron el ciclo olímpico a las órdenes de Buceta y Coloma.

Del Dorna Godella, conjunto valenciano que dominaba la Liga Femenina aquellos años y que ganaría sendas Copas de Europa en 1992 y 1993 de la mano de Miki Vukovic, llegaban la joven base Laura Grande, la escolta Paloma Sánchez (muy importante en el Europeo de Perugia) y la zaragozana Pilar Valero, que no había jugado mucho con Vukovic, aquel año en Dorna, pero que ya había destacado en aquel Banco Zaragozano que ganó en 1990 la Copa de la Reina ante el Mikrobank de Rosa Castillo y Anna Junyer en aquella histórica exhibición de la argentina Karina Rodríguez. También había llegado a Dorna el año anterior Piluca Alonso, techo por entonces del baloncesto femenino español, que con Geuer, McClain y Zassoulskaia delante jugaba pocos minutos. Sin jugar en el Banco Exterior, había pertenecido a las 12 que representaron a España en los Juegos Olímpicos aunque con poco protagonismo.

Por último la joven Mar Xantal (Xerox Vigo)  completaban la plantilla.

 

El cuerpo técnico

Además de Manolo Coloma y Joaquín Brizuela de los que hemos hablado a lo largo del artículo, dos técnicos más formaban parte del equipo. Uno es Carlos Sainz de Aja, quién estuvo en toda la preparación, pero no pudo ir a Perugia por compromisos profesionales. La otra es Ángela Rodríguez (La Coruña). La delegada era la histórica Coro Domínguez, el preparador físico Felix Barcina, el médico Eugenio Díaz- Ferreiro y la fisioterapeuta Marga Valbuena.


@Groucheste

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004