2012

3

Abril

20:24

Jesús Arqued

Gilbert Arenas: El retorno del pistolero

Intentando dejar un pasado oscuro tras de si, Gilbert Arenas vuelve a vestirse de corto en la mejor liga del mundo de la mano de los Memphis Grizzlies.

Un jugador de baloncesto con unos promedios de 21.1 puntos y 5.4 asistencias por partido a lo largo de su carrera profesional, la mayor parte de las veces, es recordado como uno de los grandes jugadores de su época. ¿Qué puede cambiar eso? Un incidente como el ocurrido el 24 de diciembre del 2009 hizo a Gilbert Arenas, nuevo jugador de los Memphis Grizzlies, descubrir que no todo son los números.

Nacido en Tampa, Florida el 6 de enero de 1982, Gilbert Jay Arenas Jr. ha demostrado a lo largo de su vida ser un luchador, aprendido de su padre a la corta edad de siete años, cuando después de ser abandonado por su madre se vio viviendo dentro de un Mazda mientras su padre buscaba un trabajo con el que alimentarlos. Sus primeros pasos baloncestísticos los dio en el Ulysses S. Grant High School de Los Ángeles, allí su dorsal número 25 ha sido retirado. De Los Ángeles dio el salto a la Universidad de Arizona, donde promedió 15.8 puntos, 3.5 rebotes y 2.2 asistencias presentándose al draft de la NBA tras su segundo año en la universidad.

Llegaba la noche del draft en la que Arenas esperaba ser elegido en la primera ronda, pero las elecciones iban pasando hasta la segunda elección de la segunda ronda, los Golden State Warriors se hacían con sus derechos, un anotador, con un buen físico y con fama de aportar también en defensa tras ser el tercer jugador con mayor número de robos en la Pac-10. Pero con él llegaba también su historia, aquella que lo empujaba a demostrar que sí había un puesto en la liga para él pese a los presagios de los demás.

Tuvo dos buenas temporadas en los Golden State Warriors, siendo en su segunda temporada MVP del partido entre rookies y sophomores del All-Star Weekend y finalizando la temporada con el galardón de Jugador Más Mejorado.

La siguiente temporada Arenas se fue a los Washington Wizards, lugar al que decidió ir tras echarlo a suertes lanzando una moneda al aire, su suerte se decidía entre Los Angeles Clippers, la renovación con los Golden State Warriors o su destino final, los Wizards. La liga también le dio el “honor” de crear una regla con su nombre “Gilbert Arenas Rule”, esta permite a un club aunque este sobrepase el límite salarial, renovar a un jugador sobre el que tiene derecho de tanteo, los Warriors no pudieron utilizarla pues aun no existía y su oferta económica era inferior a la de los Wizards.

Arenas se hizo el amo de los Wizards en los años que pasaron de la temporada 2003-04 a la 2009-10, conocido bajo el sobrenombre de ‘Agent 0’ por la historia relacionada con su número, llevó a la franquicia de vuelta a los playoffs, los cuales no visitaban desde el año 1997. Fue tres años seleccionado para el All-Star, el año 2007 como titular. Arenas tras la temporada 2007-08 tenía una oferta de 100 millones de dólares por cinco años de los Golden State Warriors, y otra de los propios Washington Wizards por seis temporadas a razón de 124 millones de dólares, pero en un gesto ambicioso hacia el anillo, Arenas renovó por seis años percibiendo 111 millones por ellos, queriendo que los 13 millones restantes respecto a la oferta de los Wizards fueran invertidos en la contratación de jugadores que reforzaran la plantilla.

Todo gestos que lo mantenían como el emblema de los Wizards, pero todo trastocado por un enfrentamiento con su compañero de equipo Javaris Crittenton debido a deudas de juego. Un enfrentamiento que acabó con los dos jugadores sacando pistolas (descargadas) dentro del vestuario de los Wizards, incumpliendo la regla de la NBA que no permite a los jugadores disponer de armas dentro de las instalaciones de las franquicias y quebrantando la ley de pertenencia de armas, al no haber declarado la totalidad de las pistolas de las que disponía.

Arenas, como gran parte de los jugadores NBA, es una persona que le gusta apostar como fue publicado cuando salió la noticia de las competiciones de tiro donde había apuestas económicas con su compañero DeShawn Stevenson.

La noticia de la trifulca en el vestuario corrió como la pólvora y los rumores aun a mayor velocidad, la liga comenzó una investigación y en un error grave de juicio, Gilbert Arenas en plena investigación, el 5 de enero del 2010, en la presentación del partido entre los Washington Wizards y los Philadelphia 76ers se situó en medio del corrillo creado por los jugadores de los Wizards y se recreó como un pistolero disparando a sus compañeros de equipo.

El pistolero Gilbert Arenas

Visto como una provocación, tanto la franquicia como la liga tomaron cartas en el asunto y David Stern declaraba cuales eran las medidas emprendidas por la liga: “Su conducta me permite concluir que no está preparado actualmente para jugar un partido de la NBA. En consecuencia, suspendo a Mr. Arenas indefinidamente, sin paga, con efecto inmediato pendientes de la conclusión de la investigación llevada a cabo por la NBA.”

La sentencia final además de la suspensión por el resto de la temporada de la NBA fue: 30 días en una “casa de recuperación”, 2 años de libertad condicional, 400 horas de servicios a la comunidad, que podían ser empleados en campus de baloncesto y una multa de 5000 dólares para las víctimas de crímenes. Tras los 30 días en Montgomery, en los que había aprendido a jugar a ajedrez, Arenas declaró: “Es difícil recuperarse de ser El hombre a pasar a no ser nada. He intentado verlo todo como una experiencia formativa.”

La siguiente temporada, Arenas volvió a los Wizards, cambiando su número del 0 al 9, declarando que lo hacía para dejar atrás todo lo que había pasado en el fatídico día del 2009. Lideró a los Wizards en los primeros 24 partidos de temporada, promediando 17.3 puntos y 5.6 asistencias. El 18 de diciembre, fue traspasado a los Magic a cambio de Rashard Lewis, pasando a llevar el dorsal número 1, como un detalle a su jugador favorito, ‘Penny’ Hardaway. Allí promedió 8 puntos y 3.2 asistencias por partido en 21.6 minutos de juego, no satisfaciendo su rendimiento a los Magic, utilizaron la nueva cláusula de amnistía el pasado verano para hacerse con los servicios de Glen Davis en el traspaso con Brandon Bass.

Sin equipo Arenas estuvo trabajando durante todo el verano, sabiéndose capaz de volver a rendir a gran nivel a sus 30 años.

Y tras realizar una prueba con Los Ángeles Lakers, los Memphis Grizzlies se hicieron con sus servicios el pasado 20 de marzo. Ronald Tillery, periodista del Commercial Appeal de Memphis, le realizó una interesante entrevista, donde hablaba sobre las pasadas experiencias, las razones por las que fichaba por los Grizzlies y de lo que esperaba en esta nueva etapa, además de porque se ha decidido por el número 10, indicando que es el número que llevó en su experiencia en los juegos olímpicos y que además es su décima temporada en la liga.

De momento ha disputado tres partidos con los Grizzlies, y no ha llegado a jugar otros tres por decisión de Lionel Hollins, sus promedios 2.7 puntos, 2 asistencias, 2.7 rebotes en 15.7 minutos de juego, con un balance de una victoria y dos derrotas.

Arenas debe volver a coger el ritmo de competición, una vez lo haga va a ser una gran incorporación para los Grizzlies, recientemente Marc Gasol dedicaba unas palabras a su nuevo compañero: “Nos da un punto diferente, una experiencia en el puesto de base, aunque también hay que acostumbrarle a nuestro baloncesto, y eso tarda un poco tiempo. Lo que importa es lo que haga en el día a día aquí, y de momento no tengo nada más que buenas palabras”.


@JArqued

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2014 enCancha.com | On-line desde 2004