2012

13

Enero

09:30

Dani Vidal

Andy Panko: Todoterreno americano

Tras no conseguir su sueño de triunfar en la NBA, Andy cruzó el charco para buscar fortuna en Europa y acabó estabilizándose en el País Vasco, donde ahora sueña con clasificar al Lagun Aro GBC para la Copa del Rey, siendo el líder indiscutible del equipo.

 

Su nombre completo es Andrew John Panko III, nacido el 29 de noviembre de 1977 en Harrisburg, Pennsylvania. Y este alero norteamericano de 204 centímetros está revolucionando sin duda la Liga Endesa en las últimas temporadas.

Panko empezó su carrera como jugador de baloncesto en el instituto o High School de su Harrisburg natal. Más tarde jugó tres temporadas en la tercera división de la NCAA con la Lebanon Valley University. Allí hizo historia, formando los tres años parte del mejor quinteto de la temporada de la NCAA-3, siendo el último año el MVP de la competición. Después de aquello y de ver el gran nivel que poseía, su sueño era poder debutar en la mejor liga del mundo, la siempre difícil NBA.

Jugó en ligas de desarrollo como la International Basketball League (IBL) con los New Mexico Slam o la Continental Basketball Association (CBA) en las filas de los Dakota Wizards, mientras intercalaba Summer Leagues para ver si podía tener la oportunidad de su vida en la NBA, llegando a probar fortuna en varias de estas ligas de verano de diferentes equipos (Ángeles Lakers, Chicago Bulls, Milwaukee Bucks, New York Knicks).

Llegó a tener contrato con los Lakers, aunque fue cortado sin debutar.  En el 2001 firmó un contrato de diez días con los Atlanta Hawks que le permitieron debutar y cumplir su sueño en la NBA, aunque sólo estuviera un minuto en pista.

Andy, además de seguir probando en ligas verano, llegó a cruzar el charco para jugar en la Lega italiana con el Pastificio Di Nola Napoli (donde disputó 18 partidos), pero ya no tuvo más oportunidades en la mejor liga del mundo. Y esto, pese a ganar en el 2002 la CBA y ser el MVP de la temporada 2002/2003 de esta misma liga.

Viendo que no sería posible cumplir su sueño de ser un jugador importante en la NBA y que aquello no estaba hecho para él, decidió sumergirse en su segunda aventura europea, esta vez en España, y esperando que fuera más exitosa y fructífera que la primera travesía italiana. Su destino fue el Casademont Girona, que lo fichó para disputar las últimas ocho jornadas de la Liga ACB supliendo al lesionado Veljko Mrsic. Panko, que recién llegaba de ser el MVP de la CBA, era un gran refuerzo para un conjunto catalán que estaba en una situación comprometida y coqueteando con el descenso (sólo una victoria por encima de éstos puestos). El de Harrisburg fue fichado para intentar ayudar al equipo a salvar la categoría.

En su primer partido en Girona, el técnico Juan Llaneza lo hizo salir de titular y dejó unas sensaciones inmejorables al anotar 18 puntos en 37 minutos de juego, asumiendo grandes responsabilidades y siendo un destacado en la victoria de su equipo ante el Ricoh Manresa.

En esos nueve encuentros, Panko llegó a conseguir 30 puntos en un encuentro y a jugar incluso un partido completo (40 minutos) demostrando lo importante que fue para que el equipo se salvara, y siendo trascendental su ayuda para lograr auténticas gestas como las victorias en la dificilísimas canchas de Real Madrid o Unicaja de Málaga.  Los números del norteamericano en aquel tramo final de temporada, impecables: 17’2 puntos, 5’9 rebotes y 1’8 asistencias en casi 36 minutos de media.

Era el principio de un bonito idilio de Panko con la ACB. La temporada siguiente la jugó en Girona nuevamente, y luego fueron el Caja San Fernando y el Lagun Aro Bilbao Basket los que disfrutaron de sus servicios, antes de recalar en el Bruesa GBC, actual Lagun Aro GBC, previo paso por la HEBA griega, donde fue a probar suerte en un conjunto que disputaba Eurocup como el PAOK Tesalónica, pero al no encontrarse lo que esperaba decidió regresar a España de donde ya no se movería.

Al contrario de lo que les hubiera sucedido a muchos otros cracks, Panko no tuvo problema en retroceder una división para jugar la LEB Oro con el conjunto donostiarra de la mano de Pablo Laso. Allí, se lució partido tras partido ofreciendo grandes exhibiciones, siendo el MVP de la temporada regular 2007/2008, subcampeón de liga, y logrando el ascenso a la ACB.

En estos años, Panko se ha metido en el bolsillo a la afición, siendo tras David Doblas el jugar que más temporadas acumula en el club (cuatro).
Esta temporada, a sus 34 años de edad, está viviendo una segunda juventud, siendo el líder y la referencia de su equipo, y haciendo su temporada más completa desde que aterrizara en España, allá por el año 2003.

De su mano, el Lagun Aro GBC lleva cinco victorias consecutivas y han pasado de luchar por evitar el descenso (2-8 de balance) a soñar con la Copa del Rey de Barcelona (7-8), logrando algunas victorias de mucho mérito, como la cosechada en la difícil pista del Gran Canaria 2014 o en el mismísimo Miribilla ante el Gescrap Bizkaia, en el derbi vasco que se disputó la pasada jornada, tras una prórroga y en un partido que los guipuzcoanos tenían perdido, pero que con mucho pundonor y carácter acabaron remontando, con un Panko estelar (25 puntos, 11 rebotes y 32 de valoración), consiguiendo su 5º galardón como MVP de la jornada en la ACB.

Andy Panko dice que esta “resurrección” ha sido gracias a sus compañeros y al buen trabajo de su entrenador, Sito Alonso, al cual se rinde en halagos “Este buen juego que estamos haciendo todos es mérito del entrenador”.

Y aunque no lo admita, él también tiene mucha culpa. Andy está presente en varios apartados estadísticos de la liga: es 4º en el total de puntos de valoración (270 para 18 de media), el máximo anotar con 19,2 puntos por partido, 12º en rebotes (6,47), 13º en el apartado +/- (5’9, lo cual tiene mucho mérito para un equipo con balance negativo y indica la importancia de su presencia en cancha), el jugador que más minutos ha estado en pista (34:15) por delante de su compañero Sergi Vidal y 2º en tiros libres y faltas recibidas. Y es que su incidencia en el equipo es mucha dominando anotación, tiros de 2, tiros libres, rebotes, faltas recibidas y +/-.

Aparte de sus medias de temporada ya comentadas Panko puede presumir de ser un jugador con una regularidad pasmosa, como demuestra que en todos los partidos, exceptuando el jugado contra el Baloncesto Fuenlabrada.  En todos ellos ha estado por encima de los 14 puntos y 10 de valoración, con 55% en T2, 84% en TL y colaborando en todas las facetas de juego. Andy está mejorando incluso los registros del año pasado.

Si se le puede poner alguna crítica a su temporada, sería su pobre porcentaje en triples (30%) y su alto número de balones perdidos y tapones recibidos, algo por otra parte muy normal.

Cuando la gente se sorprende por el gran nivel mostrado pese a su edad, el americano declara “No hay que ser joven para ser el mejor”.
Y es que el americano sólo es dos años menor que su entrenador, Sito Alonso, y es junto al otro Andrew del equipo Andrew Betts,  el más veterano de los vascos (ambos del año 77’).

Andy Panko, un trotamundos con una dilatada carrera el mundo de la canasta, que se ha sabido buscar la vida a base de lucha y esfuerzo y que, para su fortuna, acabó encontrado la recompensa en la segunda mejor liga del mundo.

Ahora, a dos partidos para el término de la primera vuelta de la Liga Endesa ante el FC Barcelona Regal y el UCAM Murcia espera contribuir para continuar la racha triunfal de su equipo y, quizás con una victoria más, llevarlo a la Copa.


@Erbtiko

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004