2010

4

Noviembre

19:56

Clara Grau

La hora de Carl

Cuando parecía que su instinto anotador y capacidad de liderazgo estaban más a la sombra que al descubierto, el escolta Carl English demostró la pasada jornada que las rachas negativas se pueden superar con perseverancia y autoconfianza.

 

Para un tirador la confianza es un factor crucial, ya que en ocasiones puede decidir un partido. Sin ir más lejos, el último ejemplo que tenemos es de un jugador del DKV Joventut, Carl English.

El escolta canadiense empezó la pretemporada con su nuevo equipo siendo uno de los más efectivos de la plantilla de cara a canasta. Pero en el inicio de la competición oficial su progresión se vio frenada de forma sorprendente, mostrando dificultades en aprovechar los espacios que dejaba la defensa rival o ejecutando lanzamientos en posiciones complicadas o excesivamente punteados.

Una de las consecuencias que ha tenido la precipitación en su juego ha sido la imposibilidad de ejercer de referente para su equipo, un rol clave si tenemos en cuenta que su experiencia en la élite puede servir de ejemplo sobre todo para los más jóvenes de la plantilla.

Precisamente fue en uno de los partidos más importantes para el DKV Joventut de cara a mantenerse entre los mejores de la liga, contra el Power Electronics Valencia donde, al fin la suerte no le dio la espalda y todo cambió.

Días previos al encuentro English mostró su optimismo a los aficionados anunciando que su mejor juego no tardaría en llegar: “tranquilos, pronto apareceré” – en declaraciones publicadas en ‘El 9 Esportiu’-. Y así fue, dicho y hecho, como si de una premonición se tratarse, Carl saltó al parqué del Olímpic el pasado domingo vistiendo su camiseta habitual, con el número 23 a su espalda, dispuesto a disipar las dudas sobre su bajo rendimiento. Lo que seguramente no se imaginaría minutos después es que la cifra que luce en cada encuentro se convertiría en salvadora para su equipo. Ya que el escolta verdinegro con 23 puntos anotados, 16 de ellos en la segunda parte, se convirtió en el estandarte principal de una remontada que al final valió el encuentro.

El Carl del pasado fin de semana recordó por momentos al que en las filas de Gran Canaria, hace tres temporadas, consiguió su mejor registro ACB en los cinco primeros partidos de liga: 18 puntos. Aunque cabe destacar que a pesar del bajo rendimiento mostrado en los primeros partidos, su media anotadora de 13 puntos no se aleja demasiado de su máxima.

Con la clasificación de cara, cuatro victorias de cinco posibles, y el optimismo que genera el juego del equipo, ahora más que nunca es el momento de que English siga demostrando porqué es uno de los jugadores más importantes dentro de la estructura del DKV Joventut. En el próximo partido ante Blancos de Rueda Valladolid tiene una nueva oportunidad para mostrar que los buenos jugadores no sólo aparecen en partidos e instantes puntuales sino que siempre se puede contar con ellos para que con su veteranía y calidad ayuden al equipo a conseguir la victoria sin importar el rival que esté delante.
 


@Clara Grau

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004