Becky Hammon destroza a Espańa a base de triples

La jugadora americana, con nacionalidad rusa, volvió a ser la estrella de su equipo ante Espańa, selección a la que parece le tiene cogida la medida (76-67).

Treinta y seis minutos dominando el partido no bastaron para ganar de una vez por todas a Rusia, un rival que hizo que España soñara con la victoria para cortarle las alas justo al final del partido. Becky Hammon volvió a ser la bestia negra de las nuestras, que a pesar de la derrota dejaron muestras de ser una auténtica selección y que se jugarán el puesto en las semifinales ante Francia, actual campeona de Europa.

Tal y como se esperaba, y por la experiencia del partido del día anterior ante la República Checa, donde ambos equipos también se jugaban muchísimo, España y Rusia salieron al parquet con sus quintetos titulares para empezar a dar la cara desde el principio. Las rusas sabían que el juego interior tenía que ser su baza, mientras que España se amparaba en su tiro exterior, bastante difícil de defender por la versatilidad de las jugadoras nacionales. Fueron las de José Ignacio las que dieron primero. Las primeras ventajas durante el primer cuarto fueron de las nuestras. La primera importante fue de 7-15, aunque pronto se acercó Rusia de la mano de María Stepanova, que tardó en entrar en juego ante la buena defensa de las interiores de España. Un tiro de Sancho Lyttle distanciaba de nuevo a España en el electrónico (14-22), y un triple de Montañana tras una buena asistencia de Núria Martínez ampliaba la renta a nueve. Pero es lo que tienen las rusas, que a base de calidad, consiguieron dos canastas rápidas que ponían al final del periodo el 20-25 a favor de las rojas y gualdas.

En el segundo cuarto, las defensas se impusieron a los ataques durante los primeros seis minutos. Núria Martínez seguía al mando del equipo, como parte del primer cuarto, para imprimirle al equipo su garra y carácter. Otra que pisaba pista al final del primer periodo y que se mantenía en ella era Luci Pascua, casi inédita en los partidos anteriores, pero de la que tuvo que tirar José Ignacio para parar a Stepanova, defendida muy bien por Lyttle, pero a la que no convenía sobrecargar ni físicamente ni de faltas. Ninguna de las dos selecciones conseguía atacar con facilidad, aunque hay que decir que las rusas en las pocas concesiones que daban las españolas, estaban mucho más acertadas. Jugada a jugada fueron arañando puntos, con una Becky Hammon impresionante que dejó claro que, aunque no es rusa, esa selección baila al son de ella. Siete puntos seguidos de la base de las San Antonio Sylvers hacía peligrar la renta de España al descanso, pero éstas consiguieron apretar los puños y por lo menos, seguir por delante, aunque fuera por un solo punto (36-37). Hasta el momento, las mejores eran Abrosimova para las rusas, con 13 puntos, y Montañana y Lyttle para España, con 10 tantos cada una.

Todo quedaba emplazado para el segundo tiempo, un tercer periodo y un cuarto periodo que se antojaban frenéticos y llenos de nervios para ambas selecciones. Sin menospeciar a nadie, no era lo mismo verse en cuartos de final ante Francia que ante Bielorrusia, por lo que la victoria era de lo más importante. Los dos equipos salieron como si el primer tiempo no existiera. El desgaste anterior no pasaba factura a ninguno de los dos conjuntos, que ponían un ritmo altísimo al partido tanto en ataque como atrás. España dominaba en defensa, maniatando con buenas ayudas los balones interiores a Stepanova, que se forjaba cada dos por tres con una Lyttle omnipresente. Nuria Martínez, muy bien defensivamente, algo precipitada en ataque, tenía controlada a Hammon, que se desesperaba por el agobio al que le estaba sometiendo la base catalana. Así, España volvía a poner tierra de por medio (40-48) pero justo cuando Rusia parecía no poder responder al ímpetu español, se sacaron de la manga una reacción típica de equipos grandes y remontaron el partido al final del último cuarto, aunque seguían por debajo (54-55).

A trancas y barrancas iba Rusia, que sólo reaccionaba cuando España ponía la delantera. Parecía que era lo que quería, alimentar las esperanzas de las españolas para romperlas constantemente a base de reacciones. Así, siguiendo el guión, Amaya comanda un parcial de 0-5 que nos ponía a las puertas de la ruptura definitiva del partido, con un 54-60 que parecía definitivo. Pero volvió Becky Hammon, de las mejores bases del mundo. De sus manos salieron dos triples que ponían a las rusas por delante y que terminaron de matar a una España que lo dio todo y que quizá mereció más de lo que tuvo, pero los nervios aparecieron cuando menos se esperaban y España cayó por primera ve en este Mundial con la cabeza muy alta (76-67).

De este modo, España jugará el próximo viernes ante Francia en Cuartos de Final. Las actuales campeonas de Europa serán el último escollo de las nuestras para poder llegar al sueño de luchar por las medallas. Vamos chicas, vosotras podéis.

 


@Yiyitodelrio

Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2016 enCancha.com | On-line desde 2004