NCAA. Redacción

Duke y Kentucky no perdonan

Jahlil Okafor, pívot de Duke, un seguro en la pintura.
Jahlil Okafor, pívot de Duke, un seguro en la pintura.
FOTO © Duke Photography

A lo largo de la semana pasada, segunda de competición, Duke ha dado muestras de su solidez. Su pivot novato Okafor ha sabido superar la dureza de sus rivales para demostrar su clase. Kentucky, por su parte, ha seguido arrollando rivales.

No hubo cambios en las primeras posiciones del ranking de los mejores 25 equipos según AP tras el primer fin de semana de competición. Kentucky, Arizona, Wisconsin, Duke y Kansas mantuvieron sus puestos tras solventar sus primeros encuentros con triunfos. En el Top 10 sólo Louisville y Florida, 7 y 8, intercambiaron sus posiciones. El único cambio trascendente fue la desaparición de la lista de Harvard, que estaba empatada en última posición con Utah, tras su derrota ante Holy Cross.

Champions Classic

Este torneo nos permitió calibrar en estos compases iniciales de la temporada el estado y las expectativas de los grandes favoritos de la temporada. La bisoña número 4 Duke, con tres novatos en el cinco titular (algo inusual en los equipos de “Coach K”), se enfrentaba a la siempre correosa 19 del ranking Michigan State (81-71). Los de Mike Krzyzewski dieron muestras de su solidez y amplitud de recursos ante un rival que nunca se dejó ir pero sin capacidad para ponerse por delante en el marcador en ningún momento.

Jahlil Okafor (17 puntos, 5 rebotes, 2 tapones)  aprovechó las carencias interiores de los Spartans para mostrar su repertorio dentro de la pintura. Y Justice Winslow (15 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias) masacró a los de Tom Izzo gracias a las numerosas faltas que forzó. Ya en la segunda mitad, la aparición anotadora de Tyus Jones (sus 17 puntos llegaron en este periodo) y la inteligencia y control del ritmo de Quinn Cook (19 puntos, 3 rebotes, 6 asistencias) dieron a Duke una ventaja superior a los 10 puntos que Michigan State no pudo rebajar. Los Spartans presentan pocos argumentos más allá de Travis Trice (15 puntos, 6 rebotes, 8 asistencias), Denzel Valentine (13 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias) y Branden Dawson (18 puntos, 9 rebotes).

En el otro partido del torneo la número 1 Kentucky dio buena cuenta de la 5 Kansas (72-40). La defensa de los Wildcats desconectó por completo el ataque de unos Jayhawks a los que dejaron en un increíble 19,6% (11 de 56) en los lanzamientos a canasta. Calipari utilizó su estrategia de jugar con dos bloques de 5 jugadores la mayor parte del encuentro. El entrenador no tuvo en pista a ninguno de sus chicos más de 21 minutos.

Mientras el rendimiento ofensivo de ambas agrupaciones fue similar (38 a 33, el punto que falta fue obra de un jugador muy secundario), en defensa los titulares (Andrew y Aaron Harrison, Alex Poythress, Karl Towns y Willie Cauley-Stein) brillaron más. Kansas se quedó en 12 puntos en la segunda mitad, con tan sólo 3 canastas en juego. Ninguna de ellas llegó en los primeros 6 minutos de este segundo período (Kansas sólo anotó un tiro libre de Cliff Alexander), momento en que Kentucky selló de forma definitiva su triunfo.

Duke cerró la semana con un título, el del Coaches vs Cancer. En la final de este torneo benéfico disputada en el Barclays Center de Nueva York, hogar de los Nets de la NBA, los chicos de Krzyzewski derrotaron a Stanford 70 a 59. Quinn Cook (18 puntos, 3 rebotes, 5 asistencias) fue elegido MVP del torneo. Los Blue Devils dominaban de 15 en la segunda mitad hasta que una reacción de su rival redujo la diferencia a 8 puntos a falta de 11 minutos. Y fue entonces cuando surgió Jahlil Okafor (10 puntos, 12 rebotes), protagonizando todas las jugadas decisivas, para sellar la victoria. En la semifinal Duke había superado a una Temple (74-54) que recurrió a una defensa física y agresiva para frenar a Okafor. El pivot falló más de lo habitual (7 de 20), pero sumó 16 puntos y 8 rebotes. Justise Winslow (15 puntos) volvió a ser incisivo, forzando un buen número de faltas a la defensa contraria.

2K Classic

California derrotó en semifinales a la 23 del ranking Syracuse (73-59). Los Bears, en su primera temporada a las órdenes del técnico Cuonzo Martin, pusieron tierra de por medio en los 3 minutos finales del primer tiempo con 4 triples consecutivos. Dos fueron de Jabari Bird (16 puntos con 4 de 5 en triples), quien inauguró la segunda mitad con otra canasta de tres puntos. Y entonces comenzó el recital para California de Jordan Mathews, que anotó 20 de sus 22 puntos en los minutos siguientes. David Kravish demostró polivalencia con 12 puntos, 9 rebotes, 5 asistencias y 3 tapones. Los Orange, tras la marcha de tres hombres claves del curso pasado como Tyler Ennis, C.J. Fair y Jerami Grant, necesitan que el escolta Trevor Cooney recupere cuanto antes su acierto en el tiro.

Texas vivió en semifinales una historia parecida a la de Syracuse, pero en su caso con final feliz. Iowa dominaba 30 a 24 al descanso, pero los Longhorns reaccionaron en la segunda mitad (57-71). Dos factores fueron claves en este vuelco en el marcador. El primero, la buena defensa de los vencedores, que al final del encuentro dejaron a los Hawkeyes en un 29,6% en los tiros de campo. Y el segundo, el despertar de Jonathan Holmes. En los tres primeros ataques de Texas volviendo del vestuario consiguió 8 puntos. El alero, tras haber sumado 2 puntos en los primeros 20 minutos, anotó 17 en los 20 restantes. La mala noticia para los tejanos fue la fractura de muñeca de su base Isaiah Taylor, que le mantendrá fuera de juego de 4 a 6 semanas.

En el partido para el tercer y cuarto puesto Syracuse se repuso venciendo a Iowa (63-66). Chris McCullough lideró a los Orange con 20 puntos, 9 rebotes, 3 tapones y un robo de pelota clave a 8,4 segundos del final. El freshman rescató a los suyos tras dejarse recuperar una ventaja de 15 puntos en la segunda mitad. Iowa, liderada por Jarrod Uthoff (20puntos, 6 rebotes, 3 robos, 2 tapones) ,  se había puesto a 1 a falta de 3:30.

En el Madison Square Garden de Nueva York la número 10 Texas ganó la gran final del Torneo 2k ante la inesperada California (55-71). El alero sénior Jonathan Holmes fue el MVP, con 21 puntos y 13 rebotes. Los Longhorns anotaron sus 5 primeros lanzamientos para conseguir una primera ventaja de 14 a 4. A partir de ahí todo les vino rodado. Su defensa anuló totalmente a Bird y Mathews (5 de 20 en el tiro entre los dos). El consuelo para los Bears es que ha sido el primero de los cuatro equipos que se ha enfrentado hasta ahora a Texas que consigue superar el 30% (31,3%) en sus lanzamientos a canasta.

Las bajas pasan factura a Florida

La número 8 Florida (67-69) siguió con su escasez de jugadores que ya comentamos en el resumen de la semana pasada, y lo pagó con una derrota ante Miami. La defensa de los Gators bajó el nivel en la segunda mitad. Justo cuando Ángel Rodríguez empezó a bombardear la canasta local. El base, un transfer de Kansas State que la temporada pasada no pudo jugar a causa de la reglamentación NCAA para jugadores que cambian de universidad, anotó 21 de sus 24 puntos en los 9 últimos minutos del encuentro. Los Hurricanes anotaron 48 puntos en una segunda mitad pletórica, y de la mano de un Rodríguez sensacional en el triple en los momentos clave (5 de 8) acabaron remontando una desventaja de 15 puntos.

Ante Louisiana Monroe los Gators se presentaron con una baja más en su quinteto titular, la de Eli Carter por una lesión de tobillo. Florida acabó ganando en la prórroga (61-56) tras soportar un vendaval de triples de su rival en una primera mitad en la que llegaron a perder de 12. El despertar de Michael Frazier en la segunda, con 16 de sus 21 puntos, rescató a los de Billy Donovan que tuvieron la buena noticia del debut del Chris Walker. Buena parte de las esperanzas de éxito del equipo esta temporada radican en la actuación del pivot.

Wichita State, 11 para los votantes de AP, solventó su primer compromiso de dificultad del curso ante Memphis con una victoria (56 – 71). Los Shockers mandaban al descanso 29 a 22 tras dejar a sus rivales en un 5 de 21 en el lanzamiento de campo y forzarles 14 pérdidas de balón. En los primeros minutos de la segunda mitad los Tigers encajaron un parcial de 15 a 2 culminado con un triple de Ron Baker (21 puntos, 5 rebotes, 6 asistencias) que les dejaba 16 abajo en el marcador a falta de poco menos de 14 minutos para el final. Wichita State ganó, y dio espectaculo.

Bucknell le dio un susto de muerte a la número 12 Villanova en una noche en la que su escolta Chris Hass tuvo la mano tonta. Hass se fue hasta los 32 puntos con una serie de 9 de 12 en los lanzamientos de campo y 11 de 12 en los tiros libres. Tras perder de 14, los Bisons volvieron a entrar en el partido. El pivot de Villanova Daniel Ochefu (14 puntos, 10 rebotes, 3 tapones) detuvo su ímpetu con dos tapones consecutivos en una misma jugada. El marcador señalaba empate a 65. A partir de ese momento, los Wildcats cerraron el encuentro con un parcial de 7 a 0 (72-65).

Cuidado con Gonzaga

Gonzaga (13 del Top25) arrolló a la Southern Methodist de Larry Brown (23 del ranking) por 72 a 56. Mark Few tiene a su disposición un grupo de jugadores con mucho talento, liderados por el base Kevin Pangos (17 puntos con 5 triples, 5 rebotes y 7 asistencias),  el escolta Gary Bell, el ala pívot transferido desde Kentucky en busca de minutos Kyle Wiltjer (10 puntos, 5 rebotes, 3 asistencias) y un sexto hombre de pasado ACB  y apellido mítico como Domantas Sabonis (13 puntos, 9 rebotes). También disponen de una montaña en el centro de la zona, Przemek Karnowski (2,15 y 130 kilos).

Por si no les bastara con todo lo anterior, también  saben defender. Lo demostraron en la segunda mitad ante SMU. El pívot angoleño Yanick Moreira (4 puntos y 8 rebotes, pero 1 de 11 en tiros a canasta) fue el principal perjudicado del cerrojo de sus rivales. Otra víctima de la buena defensa de los Bulldogs  fue una Saint Joseph’s (94-42) a la que sólo dejaron anotar 10 puntos en la primera mitad (con 3 de 28 en lanzamientos).

Southern Methodist encajó su segunda derrota de la semana ante una Indiana que olvida su crisis interna con triunfos (74-68). Larry Brown, entrenador de SMU, está preocupado por la falta de un líder en la plantilla. Debería haber sido el prometedor Emmanuel Mudiay, pero prefirió irse a China a cambio de 1,2 millones de dólares que pasar un año en la NCAA antes de dar el salto a la NBA. Otro joven recién salido del instituto, James Blackmon Jr, se ha convertido en el  líder de los Hoosiers. Ante las huestes de Brown el alero sumo 26 puntos (5 de 10 en triples) y 7 rebotes. Troy Williams y Stanford Robinson saltaron a la pista tras cumplir sus sanciones. Emmittt Holt también podría haberlo hecho, pero el técnico Tom Crean no lo consideró oportuno.

Toledo le planteó más problemas de los esperados a la 15 de la lista, Virginia Commonwealth (87-78). Los Rockets tenían bien estudiado el característico “havoc” de sus rivales (ritmo elevado de juego en ataque y defensa, presión individual en todo el campo y ayudas defensivas llegando de cualquier lugar metiendo muchas manos, un descontrol controlado con jugadores dejando a sus pares y recuperando en cuestión de segundos). El pívot Nathan Boothe dejó muy buenas sensaciones (18 puntos y 8 rebotes). Pero los puntos de Melvin Johnson y Treveon Graham (22 cada uno) y la completísima exhibición de Briante Weber (18 puntos, 8 rebotes, 7 asistencias y 9 recuperaciones) evitaron la sorpresa.

En Maui la número 16 San Diego State y Cal State University Bakersfield se quedaron a 1 punto de igualar el récord negativo de anotación conjunta de esta temporada (51-27). Al descanso, el marcador era para echarse a llorar: 22 a 12. Los 27 puntos de los Roadrunners al final marcan la peor anotación de un equipo de Division I este curso, uno menos de los que la número 1 Kentucky permitió anotar a Montana State (86-28). CSU falló 20 lanzamientos antes de anotar. Claro que los Aztecs no estuvieron mucho mejor. Entre ambos equipos firmaron un 4 de 40 en el tiro en los primeros 12 minutos y 12 segundos del encuentro.

Se encienden las alarmas

La número 17 Connecticut hincó la rodilla en la final del torneo de Puerto Rico ante la no ranqueada West Virginia (78-68). Los Huskies, que siempre fueron por detrás en el marcador, perdieron 19 balones ante la presión a toda pista de sus rivales (11 robos). Por si fuera poco, tampoco tuvieron su noche en los tiros libres (9 de 18). El Mountaineer Juwan Staten (21 puntos, 2 rebotes, 3 asistencias ) fue elegido mejor jugador del torneo. Nebraska ve peligrar su puesto 21 en el ranking tras ceder en la prórroga ante Rhode Island (66-62). Los Rams no derrotaban a un rival ranqueado desde el 21 de diciembre de 1998, cuando tenían en sus filas a Lamar Odom.

El permiso de la NCAA al transfer Tashawn Thomas procedente de Houston para jugar sin dilación alguna con Oklahoma ha dado a los Sooners un referente interior que complementa perfectamente la anotación de Buddy Hield y Ryan Spangler. La euforia en torno al número 18 según AP se rebajó tras la derrota ante la Creighton “post McDermott” (65-63). Los Bluejays recuperaron una desventaja de 18 puntos en la segunda parte para acabar ganando. Hield (21 puntos, 7 rebotes, 4 asistencias), que venía de anotar 7 triples sin fallo ante Southeastern Louisiana, acertó los tres primeros que lanzó ante Creighton para fallar los cuatro siguientes.

Colorado se quedó cerca de batir el récord de anotación negativo de esta temporada con los míseros 33 puntos que anotó en su visita a Wyoming (56-33). Un revés importante de un equipo que se postulaba para entrar en el ranking AP. Los locales también establecieron una curiosa marca. Anotaron 22 canastas fruto de 22 asistencias. Larry Nance Jr, hijo del exNBA del mismo nombre, rellenó todas las casillas estadísticas: 10 puntos, 5 rebotes, 4 asistencias, 3 recuperaciones y 4 tapones.

Clemson perdió ante Gardner-Webb 70 a 72 por un error de cálculo. A falta de 6 segundos y con empate a 70, el novato Donte Graham pidió tiempo muerto. Lástima que a los Tigers ya no les quedaba ninguno. Este fallo les penalizó con dos tiros libres que su rival Jarvis Davis aprovechó para hacer encajar a Clemson su primera derrota del curso.

Grambling State obtuvo su primera victoria del curso derrotando a Lyon College por 55 a 49. Un triunfo no les aparta de la carrera por ser el último equipo de la Division I en ganar un partido ante un rival de su categoría. Los Scots, quienes por cierto les derrotaron la temporada pasada, se hallan encuadrados en la NAIA. Ante Purdue, se vio el verdadero nivel de los Tigers: 82 a 30.

Las derrotas más abultadas en estos 7 días se las llevaron Johnson University ante Virginia Military Institute (124-42), Kentucky Christian University ante Eastern Kentucky (115-35) y Champion Baptist ante UT Martin (115-29). Hay que matizar que ninguno de los apalizados, miembros todos de la Asociación Atlética de Universidades Cristianas (NCCAA), pertenece a la Division I. Los primeros juegan en Division II, los segundos en la NAIA, y los terceros ni eso.

Exhibiciones individuales

LaDontae Henton fue clave en el triunfo de Providence ante Notre Dame (74-75).  No sólo anotó 38 puntos (14 de 19 en el lanzamiento), sino que además fue el autor de 9 de los últimos 11 puntos de su equipo. Y no contento con ello, desvió el último lanzamiento de Pat Connaughton que le podía haber dado la victoria a los Irish. En sus otros 3 partidos de esta semana había sumado 12, 22 y 24 puntos. El jugador de Iona A.J. English, que venía de anotar entre semana 22 y 27 puntos,  sumó  otros 37 el domingo en el triunfo ante North Texas (58-78).

D.J. Newbill también mantuvo su inspiración a lo largo de la semana. Tras dos prórrogas se fue hasta los 35 puntos , aunque sus Nittany Lions de Penn State cayeron ante los 49ers de Charlotte (106-97). Newbill sumó 26 y 22 puntos, respectivamente,  en los ajustados triunfos ante Cornell (72-71) y Southern California (63-61) . A pesar de esta constancia, ninguno de los tres figura en la lista de los 5 mejores anotadores de la temporada que abre Joseph Young (26 puntos por partido) de Oregon.

Ryan Taylor, de Marshall, rozó el triple doble: 15 puntos, 18 rebotes y 8 asistencias en la derrota ante la número 7 Louisville (85-67). Aunque sus porcentajes de tiro fueran algo más que malos: 2 de 14 en los tiros de campo y 10 de 17 en los libres. Y si hablamos de asistencias, el récord es para Shannon Scottt. El base de Ohio State repartió 16 en la paliza de los suyos a Sacred Heart (106-48). El novato estrella de su equipo, D’Angelo Russell, contribuyó con 32 puntos.

Esta ha sido una semana de exhibiciones de lanzadores de larga distancia. Rashawn Rembert (31 puntos, 8 de 14) y Andrew Rowsey (29 puntos, 7 de 16) mantuvieron un duelo de cañoneros en el partido entre East Tennessee y UNC Asheville (98-87). La palma en el acierto se la llevaron Damion Lee y Jamel Outler. Drexel perdió ante USC (70- 72), pero Lee se fue hasta los 32 puntos anotando 8 de sus 11 tiros de 3. Outler (26 puntos) lideró el triunfo de UT-Arlington ante Houston Baptist (87-69) anotando 7 de sus 8 lanzamientos triples.

El pivot de North Carolina State Beejay Anya no es demasiado alto (2,05), pero tiene una envergadura monstruosa (2,35). Los jugadores de Jacksonville lo sufrieron en sus carnes. Anya les puso 10 tapones en los primeros 25 minutos de juego, 4 de ellos en una misma posesión. Y eso que era suplente.

La jugada de la semana nos la brinda Rondae Hollis-Jefferson.  El alero de la número 2 del ranking Arizona lideró con 19 puntos y 6 rebotes el triunfo de su equipo ante UC Irvine (71-54), en su tercer partido en tan sólo 6 días (los han ganado todos). Pero es que además se atrevió a hacerle un mate en la cara al gigante senegalés Mamadou Ndiaye, de 2,28. ¡Tremendo candidato a mate del año!

    Laboratorio SyS
Perasovic previa Olympiakos J6 Euroleague
You need Flash player 7+ and JavaScript enabled to view this video.


Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2014 enCancha.com | On-line desde 2004