ACB. Redacción

Carta abierta a Raül López

Raül López en su homenaje sujetando la makila
Raül López en su homenaje sujetando la makila
FOTO © Raluca Mihaela Vlad

Éste es solo un granito de arena más en el adiós de un superclase, un jugador que traspasa las fronteras del baloncesto.

Gracias, Raül. Gracias por tu magia.

Sería fácil buscar tu nombre en Youtube y hablar de tus jugadas más importantes. En este artículo quiero dedicarte unas líneas a tu persona, a lo que me has transmitido en estos últimos años. Aquí viene mi humilde retrato sobre el mago de Vic, un talento fuera de lo común.

Raül López va más allá del juego, va más allá del 40x20. Raül López es un tipo especial, carismático, el jugador que cualquier persona de la calle conoce pese a que no esté metida dentro del mundo del baloncesto. Sabes que Raül es diferente desde que escribes su nombre con diéresis, un signo que se sale de lo normal. Una figura que engancha, aquel que siempre se para ante cualquier aficionado para firmar un autógrafo o hacerse una foto. Raül López como filosofía de vida.

Se retira un deportista único, irrepetible, inigualable. Un virtuoso del balón. Badalona, Madrid, Salt Lake City, Girona, Madrid por segunda vez, Moscú y Bilbao han sido sus paradas en una travesía que ha durado 18 años. Él siempre aplicó aquellas palabras que Alfred Julbe le dedicó el día de su debut: “Diviértete, sal ahí y diviértete”. No ha parado de hacerlo. Divertirse y hacer divertir a los compañeros, ya que pocos personifican como él el valor de una asistencia. A la vez que involucra a todos los miembros de la plantilla, es capaz de conectar con los aficionados. Un disfrute a la vista, un detalle nuevo en cada acción.

Raül dirige a sus compañeros como el director de una orquesta. Si veía que alguno desafinaba, le corregía y le animaba a hacerlo mejor. Un líder dentro de la cancha. Todos los entrenadores que han contado con él hablan maravillas del jugador de Vic. Un base a la antigua usanza, una mente privilegiada que se convierte en la extensión del coach en la pista.

Subidas y bajadas. Porque no todo ha sido fácil en su carrera. Raül formó parte de la exitosa generación de los 80, ésta que ha dado tantas alegrías en la última década. Un menudo base que ya hacía diabluras ante tipos que le sacaban una cabeza. Su éxito prematuro en el Joventut de Badalona le valió su fichaje por el Real Madrid, donde sufrió su primera lesión en la rodilla. Una vez superada, decidió macharse a la NBA y durante ese verano, apareció el segundo gran obstáculo: se lesionó nuevamente de la rodilla. Con mucho esfuerzo y sacrificio, Raül debutó en la NBA dando una lección de muchas en su carrera.

Regresó a Europa apostando por el acaudalado proyecto del Akasvayu Girona, si bien un año después firmó por segunda vez con el Real Madrid. En esta segunda etapa consiguió títulos (ULEB y ACB) y lo que es más importante, fraguó una relación de amistad con Hervelle y Mumbrú, los cuales se reunirían con el tiempo. Tras obtener en Pekín y Polonia metales con la selección, llevó su talento al Khimki Moscú con Scariolo al mando. Dos temporadas después, aterrizó en Bilbao donde ha pasado las últimas cinco temporadas poniendo punto y final a su carrera.

Se encontró con un Bilbao Basket en la cresta de la ola, participando en la Euroliga, y se quedó en el equipo cuando había riesgo serio de desaparición. Otra muestra más de su calidad humana, demostrando su compromiso al no abandonar la nave en un momento crítico de la entidad. Como he mencionado anteriormente, en la capital vizcaína se reencontró con viejos amigos como Mumbrú y Hervelle, con quienes compartiría esta última estación deportiva. A pesar de las multiples dolencias, el base destapaba el tarro de las esencias cada vez que saltaba al parquet. Katsikaris, Pueyo o Sito Alonso recurrían a él cuando el partido se complicaba y él tenia tal clarividencia que daba la vuelta al partido en un visto y no visto. 

Miribilla rindió homenaje aplaudiendo a rabiar e intentando digerir que no habrá más espectáculos del artista. Las emociones fluyen en la grada y el mago no puede esconder sus sentimientos. Baja el telón en el Bilbao Arena, las funciones se han terminado.

Raül López es baloncesto.

Y baloncesto es Raül López.

    Laboratorio SyS
Entrevista a Luke Sikma en BASKET 99
You need Flash player 7+ and JavaScript enabled to view this video.


Nos encanta lo que hacemos

Copyright 2014 enCancha.com | On-line desde 2004


V2